ENTREVISTA

Freddy Stock

“Los Jaivas son como la cordillera de Los Andes, algo que tendremos siempre”

POR FERNANDA SCHELL

Fotos de Rodrigo Fuenzalida

Historia, rock and roll y letras, eso es parte de la vida del periodista Freddy Stock, autor de «La vida mágica de Los Jaivas: Los caminos que se abren», la biografía de la legendaria banda. Este fue escrito en 2002, y marcó la historia de perseverancia del grupo que ahora está cumpliendo 56 años de unión.  

Además, actualmente es conductor del programa político “Palabras sacan palabras” de Radio Futuro, medio que este año está en celebración por sus 30 años. 

Freddy Stock conversó con Revista de Los Jaivas para contar un poco de su investigación acerca de la banda, su programa y la celebración de Radio Futuro. 

F: ¿Cuándo fue tu primera conexión con Los Jaivas?

F: “Como todos los chilenos nos sorprendimos cuando venían con Machu Picchu. Estaba en el colegio cuando los escuché a principio de los 80′. Me sorprendió todo, la poesía del disco, algo tan sofístico para el Chile como lo veía con mirada adolescente. Los vi como tele-espectador en el Festival de Viña del 83′, me hice fan. Incluso fui a San Diego a comprar el Alturas de Machu Picchu”. 

F: ¿Qué te incitó a escribir el libro “La vida mágica”?

F: «Fue una invitación de Eduardo Parra. En esa época yo era sub director de Radio Zero, había lanzado la biografía de Los Prisioneros, y tuve la oportunidad de entrevistar a Los Jaivas en uno de sus viajes, y logramos buena sintonía. Me llama Eduardo de París, suena el teléfono y me dice -quería saber si deseas hacer la biografía de la banda-. Pensé que me estaban «leseando», entonces, le seguí la corriente. Claramente era Eduardo, así que todo un honor para mí».

F: ¿Qué significa haber escrito este libro?

F: «Fue una experiencia maravillosa en lo personal, tuve la oportunidad de compartir en sus giras, y ser protagonista de todo lo que ellos son para el pueblo de Chile, para todas las edades y todas las condiciones. Son un grupo que todo chileno siente muy propio, y eso me gustó mucho; como experiencia, hasta dónde puede llegar la música, a qué grado de conexión puede llegar la música, en su mejor sentido de identidad musical. Esos me quedó muy marcado. 

Como periodista, es un gran honor ver un libro escrito de una banda tan potente y tan difícil de hacer, porque lo más complicado es ver lo que poner y que no pones, son muchos años y experiencia de ellos mismos, y lograr que eso quepa en 300 páginas.

Trate de hacer las entrevistas muy de ellos, muy íntimo. Agradezco la intimidad que logramos, además de la ayuda de Claudio Parra, fue notable. Su archivero, aún tengo unos papeles y recortes de ellos que fue guardando. Me acuerdo que Claudio tiene una especie de libro de vida que había escrito Gabriel, y me sirvió como ordenador de cosas».

F: Dentro de todo este tipo de libros e historias, ¿cuál crees que fue el hito más importante de tu investigación?

F: «La banda está llena de hitos importantes. Hay una canción muy autobiografía, la Vida Mágica, eso es, un tema que da en el clavo como un gran manifiesto. Cuántos hitos mágicos, con todo el sentido amplia de magia, donde también está la vida, la muerte, reencarnación, resurgimiento y la quemada de etapas. Todos Los Jaivas han sido un proceso de abrir y cerrar puertas, desde que salen de Viña, desde ser un grupo de cumbia hasta convertirse en un grupo experimental, desde que se van a Argentina, la aventura a Europa. Todo ha sido una constante, volver y renacer».

F: ¿Cuánto te demoraste en investigar y formar este libro?

F: “Desde los doce años cuando los descubrí, primero como fan, admirador de la banda, luego como periodista, haciendo la entrevista que duró cuatro años. Traté de no abrir mucho el circulo, traté de que fuera lo más íntimo posible. 

Hay una parte muy linda de la que me auto enorgullecí y lo agradezco; para este libro por primera vez Eduardo cuenta lo que le pasó cuando estuvo desaparecido en Argentina, nadie sabía. Los Jaivas se enteraron por el libro, Claudio me dijo -yo me enteré con tu libro-. Una vez que Eduardo vuelve, nadie le preguntó que le había pasado, y él tampoco lo contó. Luego de décadas se enteraron”. 

F: ¿Cómo te sentiste al enterarte de esta situación?

F: “Quedé plasmado. Estuvimos toda una tarde conversando y ahí me contó todo lo que le pasó, y para él fue muy fuerte, no son cosas que le gusta contar, pero agradezco que me haya contado y tener la confianza. Además, con la sensibilidad que tiene él. 

Por otro lado, me imagino que se lo deben al público, a Chile y a las futuras generaciones. El abrir y contar lo que sienten, o cómo se resurge después de la muerte, por eso al final, los libros tienen un acento emocional, importante y onírico en la partida de Gabriel y Gato”. 

F: En Los Jaivas han tenido cambios e integraciones de Alan Reale, Francisco Bosco y Carlos Cabezas. ¿Cómo visualizas está formación?

F: “Ya son algo más allá que va del propio grupo, está la grandeza de Los Jaivas que son un concepto. Tienen dos miembros originales en rigor, porque Eduardo prácticamente no está con ellos. Hay varias generaciones que crecieron con ellos, pero en sí, los veo muy activos. El otro día hablaba con uno de los músicos y decían que están tocando más que nunca, o sea, la vigencia de ellos es completa”.

F: Este libro, ¿fue un cambio en tu vida? 

F: «Fue un gran crecimiento, siempre está cambiando, pero para mí fue como una medalla, como cuando sacas un cartón o un magister. Escribí una biografía de Los Jaivas, ojalá hubiesen muchas más”. 

F: Respecto a la radio: ¿Qué significa esta celebración de los 30 años de Radio Futuro?


F: “Para lo que nos gusta la música, somos periodistas y nos gusta el rock, es no trabajar, pasarlo bien. Más encima, te dan la tribuna para decir lo que uno piensa y hacer un programa de conversación, actualidad y reflexión en un país que está precisamente cambiando, es como estar en un momento preciso, es como ser un hippie en los 60′. Todos los que trabajamos en la Futuro somos súper privilegiados». 

F: ¿Qué significa la Radio Futuro para ti?

F: «Como el rock, esto significa un sentido de lucha y combate hacia la ruptura de paradigma y prejuicios. Es una bandera de rock and roll. Ojalá logremos una sociedad lo más tolerarte posible, donde nadie apunte a nadie con el dedo por ser distinto, por sentir distinto, verse distinto».

F: La música siempre tiene algo político, pero ¿cómo es poder hacer de la política actual con la música rock?

F: “Esa marcha siempre se ha dado, el rock no es música, es un movimiento social y un movimiento social político. Desde el movimiento que nace como contracultura, de post guerra, con toda esa generación de baby boomers, cabros que nacieron durante la Primera, Segunda Guerra Mundial. Nació como un movimiento contestatario y de cambio, sobre todo después que aparece Bob Dylan, a la mitad de los 60′ y le pone una cuota de peligrosidad. Por algo fue perseguido por la FBI y Nixon. Todos los movimientos que surgieron en torno a la música del rock and roll, y el concepto de transgresión sirvió para construir la sociedad que constituimos hoy. No se entenderían los cambios sociales, movimientos, la liberación femenina, homosexual, el racismo, el medio ambiente. Incluso, el lanzamiento de Internet y la manera de buscar la realidad, sino hubiese existido el rock and roll como movimiento político”.

F: Ya que tienes un bar y constantemente ves bandas, ¿crees que este movimiento de rock está vivo y vigente a las temáticas políticas que están sucedido?

F: “Están ahí, presentes, quizás no se notan tanto. Hay un filósofo argentino Eliseo Verón, decía que los movimientos sociales existían en medida en que los medios de comunicación se hacían parte de ellos. Lamentablemente tiene razón, podemos tener un gran movimiento social entorno al rock, pero si no tenemos los medios masivos que de alguna manera le den cabida o lo catapulten, no se van a producir, no se van convertir en eso. De alguna manera, los fenómenos musicales que se han dado en Chile porque han podido penetrar a los fenómenos masivos de comunicación”.

F: Desde tu perspectiva, ¿qué significan Los Jaivas para Radio Futuro?

F: “Me gusta explicar de la siguiente forma, si Chile fuera una mesa de cuatro patas, una pata de nuestra cultura popular sería Violeta Parra, Pablo Neruda, Víctor Jara y Los Jaivas. Ellos son como la cordillera de Los Andes, algo que tendremos siempre, cultural masiva que nos determina geográficamente”. 

F: ¿Qué disco recomendarías de Los Jaivas y por qué?

F: “Todos. Recomiendo escuchar a Los Jaivas de manera cronológica, del “Volantín” en adelante. Hay unos discos que sacaron hacia el final, que son la Vorágine, ediciones improvisadas, puras, muy psicodélicas y vanguardistas que están grabadas hace 50 años. 

Además, recomendaría estar muy atento a la experimentación que logran, calidades de los instrumentos, la guitarra y el lenguaje que inventó Gato, el bajo de Mario, también de Pájaro, pero Mario es más jaiva. La sinfonía de Claudio, los arreglos, la literatura de Eduardo y la batería de Gabriel, una batería muy chilena, muy latinoamericana, distintiva, no solo porque es zurdo, sino por la vitalidad de su sonido, que después hereda Juanita. Puedes escucharlos enteros o ir descubriendo uno a uno. Es una exploración completa”.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In ENTREVISTA

Check Also

Piero Duhart y los 20 años de De Saloon

«No, somos los mismos integrantes de hace 20 ...

Categorías