Argentina

Partituras para piano: arreglos de música popular argentina

Los Pianistas Argentinos, dirigidos por Hilda Herrera, comparten las partituras con arreglos propios de su gran repertorio de tango y folclore

Sin dudas la música popular argentina se destaca por su riqueza y variedad. Cada región del país desarrolló su propio sonido a lo largo de nuestra historia, dando lugar a un colorido mapa musical criollo. Sin embargo, muchas veces es difícil encontrar partituras de folclore pensadas para el piano solo, que puedan ser interpretadas por cualquier pianista, tenga o no experiencia en los géneros argentinos. Ése es uno de los principales objetivos que planteó la pianista y compositora Hilda Herrera en 2002, cuando creó el programa Pianistas Argentinos: producir material para piano de calidad con un equipo de músicos especializados y destacados alumnos. A lo largo de 17 años, Pianistas Argentinos produjo una gran cantidad de arreglos originales y composiciones sobre las formas y ritmos de nuestro folclore y tango. 

A continuación les compartimos parte de nuestro archivo de partituras para piano: versiones originales producidas por profesores, alumnos y graduados de Pianistas Argentinos, recorriendo las diferentes regiones musicales del país. 

  1. Bailecito

    Bailecito Arribeño
    Cuando Nada Te Debía
    El Peregrino
    Entre pañuelos
    Granito de sal

  2. Canción del Litoral

    Juancito en la Siesta
    Río y tiempo

  3. Candombe

    Papá Baltasar

  4. Carnavalito – Huayno

    Carnavalito de las llamas
    Gallito ciego – Palomitay
    Huayno del Diablo
    La Canastita

  5. Chacarera

    A las 5
    Aguita Demorada
    Chaca-kunturi
    Chacarera del 55
    Chacarera del aveloriado
    Chacarera del Rancho
    Chacarera del Zorro
    Corazón, qué te Sucede
    El Presumido
    Juan del Monte
    La Confusa
    La Enroscada
    La Huesuda
    La Nadita (H. Herrera)
    La Nadita (N. Martino)
    La Obrajera
    La Sonámbula

  6. Chamamé

    Corazon de Curupi
    Kilómetro 11
    Nueva Ilusión
    Refugio de soñadores
    Viejo-Caa-Cati

  7. Chaya

    Arrullo famatino
    Chaya
    Chayita del solitario
    Coplero del alto
    Los Guitarreros de Catuna

  8. Cueca

    Cueca del coto celoso
    De abajito
    La Huanchaqueña
    Las dos puntas
    Voy Llegando a Cuyo

  9. Estilo

    Pobre Gallo Bataraz

  10. Galopa

    Misionerita (Galopa) – Partitura completa

  11. Gato

    De Pago en Pago voy
    El Amor y Los Campos
    El Baquianito
    El Gatito de Tchaikovsky
    El ingenuo
    El Mercedino
    El Trepador
    Gatitos piqueteros

  12. Huella

    Alambradas de horizonte
    El triunfo de la huella
    Huella de la Tranquera
    Huella del Desierto – Partitura completa
    Huella
    Para Ser Silbada
    Por el sur

  13. Milonga Campera

    Al Calor de la tierra
    Para rezar en la noche
    Tiempo de partir

  14. Milonga Ciudadana

    Amanece despacito
    El bondi de la amistad
    La Trampera

  15. Milonga Entrerriana

    Fogón de Ausencia

  16. Otros

    Infancia
    Melodia del adiós y danza rústica

  17. Tango

    Cada día te extraño más
    Canaro en París-6 manos
    De Norte a Sur
    De parque y plaza
    La Ultima Curda
    Naranjo en Flor
    Orlando Goñi – 4 manos
    Redención

  18. Tonada

    Ay, Hasta Cuando
    Corazón que dice
    De Tinajas
    Mateando en el recuerdo
    Regreso a la tonada

  19. Triunfo

    Cardos Azules
    Entre Pampa y Riachuelo
    La vuelta de Obligado
    Mariano el Abanderado
    Merlo
    Prueba de ingles
    VAMOS IENDO IA PIANO Y FLAUTA 80 – Piano
    VAMOS IENDO IA PIANO Y FLAUTA

  20. Vals Criollo

    A una mujer
    Esquinas Porteñas
    Volvé Ciudad

  21. Vidala

    Corazón que sufre
    La luna y el cerro
    Vidala Sola

  22. Vidalita

    Palomita del Valle

  23. Zamba

    Agua Escondida
    Flor santiagueña
    La Diablera
    Nostalgias Santiagueñas
    Pañuelito de nubes
    Por las trincheras – Partitura completa
    Rodar la Sombra
    Zamba de los mineros
    Zamba de una Sombra
    Zamba del Chaguanco
    Zamba del Fiero
    Zamba del grillo
    Zambita del que se va
    Zambita pa’ Enamorar

Ministerio de cultura de Argentina

Argentina

Raly Barrionuevo y Miloska Valero se lucieron en Cosquin 2019

El Festival Nacional de Folclore de Cosquín es el festival más importante de música folclórica de Argentina.

El santiagueño, reconocido cantante y compositor argentino se presentó con un espectacular show invitando a una serie de artistas al escenario; Milena Salamanca y la cantante chilena Miloska Valero, quien disfrutó con la interpretación de una chacarera de su autoría y el tema “La Jardinera” de Violeta Parra.

Revisa el video a continuación:

Argentina

Cultura bajo el mar: en qué consiste el trabajo de los investigadores de patrimonio subacuático

Barcos con más de 300 años, naufragios épicos y objetos que revelan las costumbres y culturas de sociedades de siglos pasados. Enterate cómo se formó y qué estudia el equipo interdisciplinario del INAPL, en esta nota

Dolores Elkin es arqueóloga y desde sus días de estudiante trabajó como voluntaria en el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL). Le interesaba participar e involucrarse en espacios y proyectos que le permitieran “aprender y profundizar la formación”. “Y, como la inmensa mayoría de los arqueólogos de este país, –dice– cuando me recibí me dediqué a la arqueología prehispánica, de grupos cazadores, recolectores de la provincia de Catamarca”.

Elkin había ganado una beca de CONICET y aproximadamente durante una década estudió, para el INAPL, “los restos faunísticos que aparecían en las excavaciones”, a cuatro mil metros de altura, en la puna catamarqueña. Hasta que se enteró de la existencia de la “HMS Swift”, una corbeta de guerra británica que naufragó en 1770 en una ría Deseado –una entrada del mar que hoy se conoce como Puerto Deseado, en Santa Cruz–. El naufragio había sido descubierto en 1982, y a principios de los 90 un grupo de arquitectos buzos –entre los que estaba Cristian Murray– que investigaban desde 1987 el barco sumergido, advirtió la necesidad de incorporar arqueólogos que bucearan para sumarse al equipo de estudio.

Dolores Elkin

“Que yo supiera, no había en el país arqueólogos que bucearan. Me pareció tan interesante y valiosa la actitud de convocar arqueólogos que decidí intentarlo: aprender a bucear. Y propuse en el INAPL que se creara un área de Arqueología Subacuática. La directora era Diana Rolandi (que se jubiló no hace mucho), ella lo apoyó de entrada. Me preguntó si sabía bucear, le dije que no pero que iba a hacer un curso y ver si me gustaba. Y, muy sintéticamente, así fue cómo pasé de la provincia de Catamarca, muy árida, y de un tema prehispánio, a naufragios históricos. De esto ya hace poco más de 20 años”, cuenta Elkin.

En 1995 se formalizó la propuesta: se creó, en el INAPL, el Área de Arqueología Subacuática, y Elkin se convirtió en la primera arqueóloga submarina del país.

Cristian Murray es arquitecto y el único que no es arqueólogo del equipo que finalmente se puso al hombro la investigación de la Swift.

“Me puse en relación con el tema estando todavía en la facultad de Arquitectura, hace ya varios años, cuando un profesor de Historia dijo que quería formar un equipo en el Comité argentino del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS). Quería integrar un equipo de patrimonio cultural subacuático. Ahí yo ya había empezado a bucear, o sea que me interesó desde el primer momento. Y armamos un grupo en el que éramos todos estudiantes de arquitectura. Después de que empezamos a hacer prácticas de relevamientos y de trabajo subacuático, apareció esta posibilidad de trabajar en el naufragio de Puerto Deseado, que era el de la Corbeta Swift. Y cuando llevábamos un par de años de investigar, nos dimos cuenta de que era necesario incorporar arqueólogos para que trabajaran con nosotros. Entonces fue que vine al Instituto y conocí a Dolores”, recuerda Murray.

“El primer trabajo como arquitectos –agrega– fue tratar de entender los restos bajo el mar, porque realmente es un lugar en el que el agua es turbia y hay solo un metro de visibilidad, entonces es difícil. Lo que se ve no parece un barco armado, es una especie de rompecabezas de maderas dispersas, sueltas, caídas, en algunas partes más formadas. Lo primero que hicimos fue armar un plano del naufragio. Por ahí empezamos. Y después avanzamos con la incorporación de los arqueólogos”.

“Desde la arqueología –explica Elikin–, lo que tratamos fue, justamente, de empezar a trabajar en un tipo de resto en el que en el país no había experiencia, con las técnicas científicas con las que somos formados. Por ejemplo: decimos: ‘No vamos a sacar objetos así nomás, por más que los saquemos con cuidado y los llevemos a un museo, sino que primero dejamos claro qué preguntas queremos responder y, según eso, dónde voy a excavar y cómo’. Una de las preguntas era: ‘¿Qué tipo de objetos usaban los oficiales?’, porque en esa época, en el siglo XVIII, ser un oficial de la Armada británica era algo de estatus alto. No cualquiera llegaba a ese rango. Hay que pensar que este era un barco británico y Gran Bretaña era la dueña de los mares en ese momento. Entonces nuestra pregunta era: ‘¿Cómo eran los platos, las cosas cotidianas que utilizaban los oficiales de esta corbeta?’. Si querés excavar en el lugar donde estaban los oficiales para responder esa pregunta, decís: ‘Bueno, ¿dónde estaban los camarotes de los oficiales?, ¿dónde estaba la cabina?’, entonces vamos a buscar en la zona de popa. Y así fue como empezamos por excavar la parte de los oficiales y por focalizarnos en los objetos que usaban. Esa era una de las preguntas. Otra era: ‘¿Cómo fue construido este barco?, ¿es un barco típico o atípico para la época? ¿Había sido reformado?’. Entonces Cristian, como arquitecto, coordinaba y lideraba esa línea de investigación vinculada a la construcción naval.

Con un minucioso trabajo los investigadores subacuáticos lograron reconstruir la historia del naufragio. En Inglaterra hallaron registros que les permitieron saber que el barco llevaba 91 tripulantes a bordo, que solo tres murieron en su hundimiento, y algunos datos duros referidos a la corbeta y a las rutas que navegaba, pero otros tantos aportes valiosos los descubrieron gracias a la excavación realizada bajo el mar.

“Creo que uno de los descubrimientos más interesantes tiene que ver con la alimentación de la tripulación –dice Elikin–. (…) Gracias al agua fría de la Patagonia, gracias a las condiciones de enterramiento de los materiales –porque estaban no solo bajo el agua sino bajo sedimento, o sea enterrados y bajo el agua–, y quisiera decir gracias a la calidad de nuestro trabajo que nos llevó años, recuperamos semillas y frutos, restos de uva, de nuez moscada, de pimienta, de mostaza. Elementos que muestran que tenían una dieta quizás un poquito más variada de lo que uno pensaría. También restos de cáscara de huevo de pingüino (…). Posiblemente también pescarían, nosotros no encontramos restos de anzuelos o elementos de pesca. Toda esa información no está en los documentos históricos. (…) Entonces desde la arqueología estamos aportando información que creo que es interesante. También encontramos un cajoncito de madera compartimentado que estaba lleno de frascos de uso medicinal, con el contenido adentro. Se hicieron estudios de lo que había y encontramos que uno tenía mercurio puro, que para esa época se consideraba que curaba enfermedades venéreas como la sífilis (que en realidad no la curaba, al contrario, a lo sumo te producía una alteración neurológica seria porque el mercurio es muy tóxico). A partir de eso también pudimos obtener información sobre cómo era la farmacología a bordo de un barco de 1770. Y después, el cuerpo humano. Encontramos el cuerpo de un tripulante”.

“Sabíamos por los registros históricos que se habían ahogado tres y que se había encontrado el cuerpo de uno a los pocos días del naufragio, así que había dos que probablemente estaban dentro del barco. Entonces siempre decíamos: “A ver si excavando en un momento encontramos alguno”, cuenta Murray.

El cuerpo del soldado inglés estaba completo. Tenía los zapatos de cuero puestos, botones, parte de la chaqueta roja de su uniforme militar pegada a los huesos, hebillas.

“Habíamos encontrado ya muchos zapatos de cuero sueltos –agrega el arquitecto– en diferentes lugares. Apareció otro, empezamos a manipularlo abajo del agua y vimos que tenía adentro unas cosas blancas que al principio no sabíamos qué era y enseguida nos dimos cuenta de que eran huesos. Entonces dijimos: ‘Este zapato no está suelto, viene con algo’. Y lo interesante fue que esta zona del barco, la popa, fue la primera que empezó a sumergirse. El barco quedó encallado en una roca y, cuando empezó a bajar la marea, quedó como colgado con la proa en la roca y la popa se inundó. Entonces los documentos históricos dicen que había muchos tripulantes ayudando a sacar el agua con baldes y que se habían sacado los zapatos. Y este apareció dentro de la cabina del capitán, bajo una cubierta. Probablemente haya quedado atrapado ahí cuando el barco se deslizó de golpe y se hundió. Además había tres o cuatro baldes en la zona donde estaba él, así que probablemente era uno de los que estaba ayudando a sacar el agua”.

Según los documentos históricos, el barco había partido de la base inglesa en Malvinas con el objetivo de realizar un relevamiento geográfico, y tuvo la mala suerte de que hubo días continuos de mal tiempo, con fuertes vientos, y fue impulsado alejándose del archipiélago y acercándose a la costa continental. Algunos marineros sugirieron ingresar a la ría Deseado para buscar reparo pero chocaron contra una roca primero y luego contra otra y la travesía terminó en naufragio. Por fortuna, los 88 tripulantes que sobrevivieron fueron rescatados unas tres semanas después gracias a que cinco voluntarios acondicionaron un bote salvavidas y fueron a remo hasta Malvinas a pedir auxilio.

La investigación del naufragio de la Swift llevó más de dos décadas. En la excavación subacuática el tiempo que una persona puede estar sumergida depende de la profundidad, y la corbeta británica hundida a 18 metros permitía a los buzos solo dos inmersiones por día, por persona. La primera de 45 minutos y la segunda de 35, aproximadamente. Exceder ese límite es perjudicial para la salud.

A eso se le suma el trabajo detallado que realizan: “Nosotros registramos cada cosa y decimos: ‘Bueno, este plato estaba cerca de esta taza y esta taza estaba en un estante de un mueble que estaba en la cabina del capitán’. O sea para nosotros el contexto es fundamental, y una vez que sacás las cosas del agua ya lo destruiste”, explica Elkin.

En 2011, los ocho profesionales que se abocaron a este proyecto cerraron la investigación con la presentación de un libro que escribieron en conjunto narrando el caso y sus hallazgos. Aún así, aclaran Elkin y Murray, muchas otras personas participaron y colaboraron en diferentes momentos: investigadores de otros países, estudiantes, personal de las áreas de Química, Medicina, Odontología, cuando descubrieron el cuerpo del tripulante, línea de la investigación que finalizó con el entierro del soldado en el sector británico del cementerio de Chacarita y una ceremonia con representantes de la Armada argentina y la Marina inglesa.

Todos los objetos que rescataron del barco, junto a la historia de la Swift, se encuentran expuestos en el Museo Municipal Mario Brozoski, en Puerto Deseado, el único dedicado a la arqueología subacuática en Argentina.

En la actualidad, el equipo que conforma el Programa de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural Subacuático está formado por: Dolores Elkin, que es investigadora del CONICET con lugar de trabajo en el INAPL y además integra la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos de la Secretaría de Cultura; el arquitecto Cristian Murray; la doctora Mónica Grosso, también arqueóloga; y Christopher Underwood, investigador honorario. Además, una camada de jóvenes recién graduadas, arqueólogas y buzas -tal como se designan entre ellas-, que hicieron sus tesis bajo la dirección de los investigadores se han sumado a algunos proyectos del programa.

“Creo, sobre todo ahora mirando en perspectiva, que pudimos demostrar que en nuestro país se puede hacer arqueología subacuática de calidad, como cualquier arqueología; que estamos haciendo ciencia y que estamos ampliando el panorama de lo que es el conocimiento del pasado gracias a que accedemos a restos que estaban ocultos por el agua”, finalizó Elkin.

Fuente: https://www.cultura.gob.ar
Argentina

¿Qué significa Qhapaq Ñan y por qué atraviesa Argentina?

Nació durante el Imperio Inca y hay un proyecto plurinacional para revalorizarlo; en Argentina, la longitud total de los tramos es de 119 km, dividido en 13 segmentos de camino distribuidos en siete provincias y 32 sitios arqueológicos asociados

¿Qué significa Qhapaq Ñan y qué se entiende por Sistema vial andino?

Qhapaq Ñan en quechua significa “camino principal” y se extiende a lo largo de una de las zonas geográficas más extremas del mundo, que fue usada durante varios siglos por caravanas, viajeros, mensajeros, ejércitos y grupos poblacionales que alcanzaban las 40 mil personas. Recorrerlo permite conocer la línea vital del Tawantinsuyu -Imperio Inca-, que conectaba ciudades y centros de producción y de culto a lo largo de grandes distancias. De este modo, ciudades, pueblos y áreas rurales fueron integrados en una misma traza vial. Muchas comunidades locales actúan como guardianes y custodios tradicionales de los segmentos de este camino y continúan salvaguardando las tradiciones culturales inmateriales relacionadas, incluyendo el idioma.

   

El Programa Qhapaq Ñan es un proyecto plurinacional. Tiene como objetivo implementar actividades de investigación, recuperación, puesta en valor y promoción del sistema vial andino, que tiene más de dos mil años de antigüedad, y fue consolidado por el imperio incaico durante el siglo XV.

En Argentina, el camino ingresa desde Bolivia por el pequeño poblado de Calahoyo (en la Puna) y atraviesa desiertos, valles y montañas uniendo los territorios que hoy componen las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza; todas trabajan en conjunto bajo la coordinación técnica del INAPL.

Como consecuencia de este trabajo, en junio de 2014 fue inscripto en la lista de Patrimonio Mundial por el Centro de Patrimonio Mundial de UNESCO, bajo la categoría de “bien transnacional seriado” y en calidad de Itinerario Cultural. En nuestro país, la longitud total de los tramos de camino nominados es de 118,527 km (13 segmentos de camino en las siete provincias) y 32 sitios arqueológicos asociados.

El Sistema Vial Andino mantiene sus funciones originales de integración, comunicación, intercambio y flujo de bienes y conocimientos, y a pesar de las formas actuales de comercio moderno y los cambios sociales, conserva su relevancia e importancia a través de los siglos, así como un rol de referencia cultural que contribuye a reforzar la identidad dentro del mundo andino.

¿Qué es la secretaría pro-tempore?

Argentina es sede de la Secretaría Pro-Tempore del proyecto plurinacional Qhapaq Ñan. En 2015, fue establecido que la sede rotaría entre los seis países: Argentina, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Chile, ordenados alfabéticamente y comenzando por Perú, que acaba de hacer entrega de la misma a nuestro país. La coordinación está a cargo de la Dirección Nacional de Bienes y Sitios Culturales.

El ámbito internacional del Sistema es representado por el Comité Internacional del Qhapaq Ñan, que está formado por los responsables nacionales del bien, por los puntos focales en los Ministerios de Relaciones Exteriores de cada uno de los seis Estados Parte y por los Delegados Permanentes de los países del Qhapaq Ñan ante la UNESCO.

Esta Secretaría cumple el rol de coordinar las acciones de las seis secretarías técnicas y contará con el apoyo del Secretario Técnico de un segundo país, para llevar a cabo el trabajo regular y de consulta, y le sustituirá en la responsabilidad al finalizar el período de su designación. El objetivo principal es dar continuidad a los procesos, mantener la información compartida y contar con apoyo para consulta y gestión en el desarrollo de las actividades.

En el traspaso de la sede, el asesor Américo Castilla, quien en el momento en que se iniciaron las negociaciones estaba a cargo de la Secretaría de Patrimonio, agradeció al país andino: “La tarea que ha hecho el Perú, no solo al comienzo de este proyecto si no continuamente,  nos ha estimulado a todos los países a trabajar en conjunto”.

Durante el traspaso se encontraron presentes también la Directora del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Leonor Acuña; la asesora del INAPL, Victoria Sosa; en representación de la Cancillería Argentina, Andrea Repetti y la Secretaria Técnica Saliente del Qhapaq Ñan, Diana Rolandi.

Fuente: https://www.cultura.gob.ar

Argentina

Historia del mate: mitos y secretos

Historia del mate: mitos y secretos

 

FUENTE: Secretaría de Cultura de la Nación / ARGENTINA 

https://www.cultura.gob.ar/historia-mitos-y-secretos-del-mate_6821/

En el marco del Día Nacional del Mate, todos los 30 de noviembre, hacemos un recorrido por la historia de la infusión que nos define y te contamos sus secretos y sus leyendas

Aunque ya en 2013 el mate había sido declarado “infusión nacional” por el Congreso de la Nación, fue el 30 de noviembre de 2015 la primera vez que se celebró el Día Nacional del Mate, después de que se publicara en el Boletín Oficial la ley sancionada el 17 de diciembre de 2014. La fecha fue escogida para conmemorar el nacimiento de Andrés Guacarí y Artigas, un caudillo guaraní que fue de los primeros líderes federales de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el único gobernador indígena de la historia argentina.

Designado por José Gervasio Artigas como Comandante General de Misiones, Andrés Guacarí y Artigas gobernó entre 1815 y 1819 la entonces Provincia Grande de las Misiones, desde donde fomentó la producción y distribución de la yerba mate.

Orígenes de la ronda del mate 

En el principio, los custodios y usuarios de las yerba mate fueron los guaraníes. Ellos utilizaban sus hojas como bebida, objeto de culto y moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos. Caá en guaraní significa yerba, planta y selva. Para este pueblo, el árbol de la yerba mate era, más que nada, un regalo de los dioses. 

Pero quienes se encargaron de difundir su consumo y sus virtudes por todo el entonces Virreinato del Río de la Plata fueron los conquistadores. Años más tarde, los Jesuitas introdujeron el cultivo en las reducciones o misiones jesuíticas guaraníes. Gracias a ellos, la yerba mate se popularizó.

De esta manera fue que tomar mate se transformó en una de las tradiciones que, como pocas, se mantiene inalterada desde hace siglos, arraigándose y expandiéndose alrededor del mundo. Tanto, que hoy por hoy en Argentina se consumen alrededor de 100 litros de mate al año por persona.

Pau Navajas, autor del libro Caá Porã, El espíritu de la yerba mate (Establecimiento Las Marías, 2013), afirma que tomar mate es una de las costumbres vigentes en nuestro país desde antes de su independencia.Navajas, que aborda en su texto la infusión desde su origen hasta su participación en la conformación de la identidad nacional y la economía argentina, asegura que aun quienes bregaban por la independencia en 1816 debían cebarse mates entre las acaloradas discusiones en la Casa de Tucumán.

“La historia se escribió posteriormente, y por ello se perdieron detalles de la vida cotidiana. Pero seguramente los congresales tomaban mate; de hecho, todos lo que trabajaban lo hacían mientras ejercían sus labores, como ahora”, contó en una nota para La Gaceta, el principal diario tucumano.

“En 1816 había un contexto de comarcas aisladas, con fortísimos regionalismos, y el mate era uno de los pocos elementos transversales, como el poncho. Era un elemento de construcción de identidad común. Por ello, debe haber tenido un rol muy importante en esa fecha, algo bueno para investigar profundamente ya que ninguna crónica o ilustración muestra a los congresales tomando mate en las sesiones”, dice Navajas.

Asimismo, explica que gracias a los relatos de los forasteros que llegaban a explorar estas tierras se pudo reconstruir que el mate atravesaba todos los estratos sociales, unía e igualaba: era consumido por ricos, pobres, amos, esclavos, nativos, españoles, hombres, mujeres, jóvenes y viejos. Incluso se compartía entre miembros de diferentes posiciones como esclavo y patrón.

Navajas cuenta que la manera de distinguir las clases sociales no pasaba por consumir mate o no hacerlo, sino por qué aditamentos se incluían, tanto en la “receta” como en los objetos para beberlo. Así, los aristócratas de la época volvían a la infusión más selecta agregándole leche, crema, canela o clavo de olor.Y “mandaban a labrar sus mates a Potosí, con la plata de ahí. Cuanto más ostentoso, elaborado y barroco fuera, más refinado se lo consideraba. También tenían la figura de la cebadora, que se ubicaba en las salas de las casas. En aquel entonces el mate se ofrecía como hoy se ofrece un té o un café”, describe el autor.

“Frente al mate somos todos iguales”

La frase la dijo Valeria Trapaga en una charla TED, la primera sommelier de mate del país. “Frente al mate somos todos iguales”. Esa condición fue una de las tantas cosas que la atrajo y la llevó a volverse experta en los secretos de esta bebida ritual de los argentinos.

Trapaga, que recorre el país compartiendo sus conocimientos sobre la yerba mate en charlas y reuniones, agrega que “la yerba mate no es hoja molida metida dentro de un paquete, es mucho, mucho más que eso”.

La especialista se declara enamorada del mate y aprovecha el espacio de la charla para desmentir 3 de las leyendas más difundidas sobre esta bebida:

  1. “El polvo de la yerba mate hace mal”. Falso. El polvo de hoja es uno de los componentes más virtuosos de esta infusión, le aporta suavidad y espumosidad. Hace que los mates sean ricos y rendidores.

  2. “Raspar el mate es correcto para destapar la bombilla”. No está comprobado. Para que la bombilla no se tape, lo mejor que podemos hacer es echar un chorrito de agua fría o tibia al comenzar el mate, así la yerba se hincha y en este estado no ingresa dentro de la bombilla.

  3. “Se puede tomar el mate a más de 85 grados de temperatura”. O “Si se hierve el agua, enfriarla con un chorro de agua fría”. Error. De este modo se arruina toda la bebida porque cuando el agua hierve le quitamos el oxígeno, y por ende el poder de solvencia, que es lo que permite que la yerba muestre todos sus sabores y aromas.

6 secretos para hacer un buen mate:

  1. Se llena tres cuartas partes del mate.

  2. Se lo sacude tapando la boca del mate con la palma de la mano.

  3. Se deja toda la yerba de uno de los lados del recipiente para que al pararlo quede colocada en forma oblicua.

  4. Se echa un chorro de agua fría o tibia en la parte del mate donde hay menos yerba, de decir, en la parte de abajo de la inclinación. Cuando la yerba se hincha, allí es donde se coloca la bombilla.

  5. Se ceba el mate vertiendo el agua lo más cerca posible de la bombilla para evitar mojar toda la yerba. De esta manera, conservará su sabor por más tiempo porque cada vez que volquemos agua al recipiente la yerba que está seca irá alimentando, liberando gradualmente, el sabor. Si se moja toda la yerba los mates se lavarán más rápido.

  6. Se recomienda no mover la bombilla una vez que se inicie el mate para que no se tape y para que la yerba seca no se moje.

Para finalizar, la especialista nos comparte 2 enseñanzas valiosas vinculadas con el ritual:

“Cebar no es servir. Cebar significa repartir alimentando, una acción en la que necesito poner una cuota de amor, de cariño y dedicación. La idea es que empecemos a cebar y no a servir mates”.

“La magia más grande que tiene el mate la heredamos de los guaraníes que la descubrieron. Ellos ordenaban su vida según un principio de reciprocidad porque consideraban que no era más rico el que más tenía si no el que mayor capacidad tuviera de compartir los bienes materiales y espirituales con los demás. Por eso cuando descubrieron la yerba mate y la hicieron parte de sus vidas, porque para ellos era una pócima, decidieron que la tenían que compartir. Y fue frente al fuego, que era sagrado, y pasándose un cuenco, que tomaron esta decisión. Hoy al mate lo compartimos gracias a ese gesto, a ese mensaje tan místico y tan mágico de los guaraníes”.

 
Santiago de Chile

FAKINMONO ANUNCIA GIRA POR ARGENTINA

FAKINMONO ANUNCIA
GIRA POR ARGENTINA

 
La  creciente banda chilena Fakinmono comienza este jueves 13 de septiembre su esperada gira por tierras trasandinas.
 
El 2018 ha sido un año movido para esta agrupación santiaguina que cultiva el rock de raíz. El estreno de su segundo disco “El despojo” en Spotify, el lanzamiento del video clip oficial de “Escupimos Fuego” y ahora nos sorprenden con su primera gira internacional en la cuna del rock latinoamericano, Argentina.
Con el apoyo del fondo para la internacionalización de la música chilena, Ventanilla Abierta, se presentarán en variados escenarios de la escena local trasandina. Lugares como Palermo, Puerto madero y  Quilmes serán parte del itinerario que la banda tiene preparado para este viaje.
Además tendrán la posibilidad de festejar las fiestas patrias junto a los chilenos que actualmente residen en el país hermano.
Con disco nuevo bajo el brazo, la banda Fakinmono, comienza hoy una nueva etapa en su carrera, exportando sonidos nacionales a otros públicos y mirando mas allá de las fronteras de nuestro país. Comienza el despegue de otra gran banda nacional.
Puedes escuchar su nueva placa discográfica titulada “El Despojo” dando click
Argentina

León Jilguero presenta “Aflora”

León Jilguero presenta “Aflora”

viernes 7 de septiembre, 22 hs en Casa del Pueblo, Saavedra 282, Bahía Blanca

sábado 8 de septiembre – Monte Hermoso

domingo 9 de septiembre, 18 hs en Biblioteca Popular Macedonio Fernández, Villa Ventana

Artista invitado: Damián Tumine

León Jilguero presenta su primer audiolibro “Aflora”, producido por Esteban “Pichu” Serniotti, con la participación de los poetas Sol Giles, Ezequiel Wolf, Dei Pier y Deborah Espin.

Todos los temas fueron compuestos por León durante octubre del 2016 entre México y Cuba, excepto “Quizás porque” (Charly García).

Aflora” fue grabado, mezclado y masterizado en “PichuAtl Móvil” en Colastiné, Santa Fe, los días 8, 9 y 10 de diciembre de 2017 por Esteban “Pichu” Serniotti (Cabezones, Catupecu Machu).

Link a “Aflora” (audiolibro completo)

El cantautor presenta oficialmente “Aflora”, un audiolibro que también se encuentra disponible en las plataformas digitales.

Aflora no es un disco, un concepto en el que confluyen diversas vertientes artísticas, como en los materiales anteriores de Le Vietnam (su anterior banda). Es un audiolibro, son poemas, algunos musicalizados, y otros que ceden estos cuatro poetas que aquí despliegan su talento y prenden vivo en las manos de quien quiera leer y oír”, explica el músico en las páginas de su nueva creación.

Como suele acostumbrar, León Jilguero vuelve a romper con los formatos típicos de un álbum musical. En esta oportunidad, al presentar un audiolibro de espíritu intimista y descarnado que contiene canciones cortas, poemas musicalizados y fotografías del cubano Kaloian Santos Cabrera.

“Es parte de una saga musical de canciones que se unen, se entrelazan y se retroalimentan entre sí. Fue escrita entre balcones de La Habana y largas caminatas por el malecón como fruto de la sensación de libertad, el idilio, lo platónico y el surrealismo del amor militante”, cuenta el autor.

El audiolibro fue presentando oficialmente el pasado viernes 18 de mayo en Lucille (Palermo, CABA).

más info en:

Spotify: León Jilguero

Instagram: @leonjilguero

Facebook: /LeonJilguero

Twitter: @leonjilguero

 

Para más información:

La Negra Press – lanegrapress@gmail.com  – (0348) 15 4 53 20 83

Argentina

Concurso internacional de fotografía “Diferentemente Iguales”

Para visibilizar la riqueza intercultural de Iberoamérica. Se deberá presentar un proyecto de entre 3 y 7 fotografías.

¿Qué es?

El concurso Internacional de fotografías “Miradas de Iberoamérica”, que en esta edición abordará la consigna “Diferentemente iguales”. Se deberá presentar un proyecto conformado por entre 3 a 7 fotografías (del ámbito laboral, de aprendizaje, práctica o manifestación cultural, vía pública, entre otros) que dan pauta del enriquecimiento que significan las comunidades migrantes para las sociedades de acogida.

Los premios

-Primer lugar: u$s 1.500.- (MIL QUINIENTOS DÓLARES ESTADOUNIDENSES).
-Segundo lugar: u$s 1.000 .- (MIL DÓLARES ESTADOUNIDENSES).
-Tercer lugar u$s 700.- (SETECIENTOS DÓLARES ESTADOUNIDENSES).

¿Para qué?

En 2017 la Secretaría General Iberoamericana, SEGIB lanzó la campaña DIFERENTEMENTE
IGUALES con el objetivo de visibilizar la diversidad cultural de Iberoamérica.
Bajo el mensaje “somos diferentes y eso nos enriquece y a la vez somos iguales y eso nos une”,
la iniciativa invitaba a realizar un viaje sonoro por los 22 países que conforman esta singular
región.

Iber-Rutas se suma a esta apuesta al diálogo y el reconocimiento de la riqueza intercultural a
través de la edición 2018 de Miradas de Iberoamérica.
Objetivo General: Contribuir a garantizar el respeto de los derechos culturales de las
personas y los pueblos, independientemente de su condición migratoria.
Objetivos Específicos: Promover la reflexión a partir del registro fotográfico de personas
migrantes en diversas situaciones que testimonien e ilustren sobre el enriquecimiento
que la interculturalidad significa para nuestros pueblos así como de procesos de
integración que ello implica.

¿A quién está dirigida?

La convocatoria es internacional y podrán participar personas connacionales o
residentes en alguno de los países miembro del programa Iber-Rutas.
De la convocatoria podrán participar fotógrafos tanto amateurs como profesionales
mayores de 18 años.
Son países miembros de Iber-Rutas: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Costa Rica, España,
México, Paraguay, Perú y Uruguay.

¿Cómo puedo inscribirme?

En el portal de concursos de IBER-RUTAS:  https://concursoiberrutas.cultura.gob.cl/

Se deberá presentar un proyecto conformado por entre 3 a 7 fotografías en formato JPG
de hasta 8 megas y completar formulario online, conforme los siguientes pasos:

Todas las postulaciones serán recibidas únicamente online en el portal del concurso
https://concursoiberrutas.cultura.gob.cl/

INSCRIBITE EN ESTE LINK

Los resultados de los concursos se darán a conocer a partir del día 14 de diciembre en la
página web www.iber-rutas.org.

¿Hasta cuándo está abierta la convocatoria?

Del 21 de Agosto hasta el 09 de noviembre de 2018.

Argentina

4 objetos de culto que nos acercan a San Martín

Enterate el último deseo que expresó en su testamento, o a quién quiso legarle su sable corvo. A través de reliquias que atesoran los Museos e Institutos Nacionales, rememoramos enseñanzas y curiosidades del General.

Máximas a su hija Mercedes.

En 1825, en la ciudad de Bruselas, José de San Martín escribió una lista de consejos destinados a la educación de su hija. El manuscrito original se conserva en el Museo Mitre.

A los pocos meses de nacer Mercedes Tomasa San Martín y Escalada, en 1816, el Libertador emprendió su travesía hacia Chile y Perú. Sin embargo, mantuvo el contacto con su hija a través de cartas que se escribían con su esposa María de los Remedios de Escalada. El reencuentro sucedió en 1923, luego de la muerte de Remedios; desde entonces, el General abandonó su carrera y emprendió, junto a Merceditas, su exilio a Europa.“Cada día me felicito más y más de mi determinación de haberla conducido a Europa y arrancado del lado de Doña Tomasa (su abuela materna). Esta amable señora, con el excesivo cariño que le tenía, me la había resabiado -como dicen los paisanos- en términos que era un diablotín”, escribía San Martín a su amigo Tomás Guido.

También tuvo palabras de agradecimiento en su testamento, dedicas a su hija. Esto decía: “El constante cariño y esmero que siempre me ha manifestado, han recompensado con usura todos mis desvelos, haciendo mi vejez feliz: yo le ruego continuar con el mismo cuidado y contracción la educación de sus hijas (a las que abrazo con todo mi corazón) si es que a su vez quiere tener la misma feliz suerte que yo he tenido”.

El testamento.

Desde Francia, en la ciudad de Boulogne sur Mer, San Martín redactó con su puño y letra cada uno de sus deseos: “En el último rincón de la tierra en que me halle estaré pronto a sacrificar mi existencia por la libertad”.

El testamento tiene siete cláusulas y un artículo adicional, dedicadas al cuidado de su familia, herencia de sus bienes preciados y un manifiesto de sus conductas y últimas voluntades.

Su último deseo: 
“Prohíbo el que se me haga ningún género de funeral, y desde el lugar en que falleciere, se me conducirá directamente al cementerio sin ningún acompañamiento, pero sí desearía, el que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires”.
Un pedido adicional: “Es mi voluntad que el Estandarte que el bravo Español Don Francisco Pizarro tremoló en la Conquista del Perú sea devuelto a esa república (a pesar de ser una propiedad mía) siempre que sus gobiernos hayan realizado las recompensas y honores con que me honró su primer Congreso”.

San Martín murió el 17 de agosto de 1850, aunque sus restos fueron repatriados recién hacia 1880, durante la presidencia de Nicolás Avellaneda. Desde entonces, descansan en la Catedral de Buenos Aires.

El sable corvo.

Se exhibe en el Museo Histórico Nacional y fue el arma que acompañó al Libertador de América en todas las batallas por la independencia. Lo compró en Londres en 1811 y se destaca por su sencillez, no posee piezas de oros, arabescos ni otros materiales costosos populares para la época.Por pedido de él, tras su muerte, fue legado a Juan Manuel de Rosas.

“El sable que me ha acompañado en toda la Guerra de Independencia de la América del Sud, le será entregado al General la República Argentina Don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción, que como Argentino he tenido al ver la firmeza que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los Extranjeros que tratan de humillarla”

En 1896, Adolfo Carranza, el primer director del Museo Histórico Nacional, realizó las gestiones con los herederos de Rosas, quienes se encontraban en Inglaterra, para que el sable fuera donado al pueblo argentino. Con éxito, el corvo estuvo exhibido durante casi siete décadas en el museo. Pero las peripecias del sable no se detuvieron. En tiempos de la proscripción del Peronismo, el sable fue apropiado en dos oportunidades por integrantes de la Resistencia Peronista, y fue recuperado en ambas ocasiones. Durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, la custodia del arma fue otorgada al Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín, y allí permaneció por 48 años hasta que en el año 2015, con motivo de las celebraciones por un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo, fue restituido al Museo Histórico Nacional.

Hoy se exhibe acompañado de los sables de los Generales Manuel Belgrano, Lucio N. Mansilla, José M. Zapiola, Gregorio de Las Heras, del coronel Manuel Dorrego, del almirante Guillermo Brown, y del brigadier General Juan Manuel de Rosas.

Iconografía sanmartiniana.

Son pocos los retratos auténticos de José de San Martín. Se estima que posó sólo en cinco oportunidades. La primera, en Santiago de Chile en 1817, para el artista limeño José Gil de Castro, y la última en Francia, dos años antes de su muerte, para que le fuese tomado un daguerrotipo. Podés visitar ambas imágenes en los Museos Nacionales.

Tras liberar Chile, el pueblo quería conocer a su héroe. San Martín accedió a ser retratado por el multato Gil de Castro, quien se encontraba en Santiago. El Libertador entabló amistad con Gil de Castro y una querencia especial con el cuadro, ya que se lo llevó a Europa una vez exiliado. En esa pintura José de San Martin tiene 39 años, viste el uniforme de granadero con el que ejerció el mando como General en Jefe del Ejército de los Andes; tiene el sable corvo debajo del brazo, la banda de General y sobre la mesa se encuentra célebre sombrero falucho.

Con el paso del tiempo, José Gil de Castro se convirtió en el pintor de libertadores: retrató a Bolívar, Sucre, O’Higgins, Las Heras, Rodríguez Peña, Necochea, Álvarez Thomas y Bouchard, entre otros.

En 1848 José de San Martín posó en dos tomas para los únicos daguerrotipos que se conocen del Libertador. El original se encuentra en el Museo Histórico Nacional, el otro se extravió, aunque se pudo conocer la imagen gracias a las reproducciones fotográficas que su hija Mercedes realizó para regalar a los mejores amigos de su padre. En los daguerrotipos, San Martín tiene de 70 años, en uno de ellos su mano derecha se encuentra dentro de la levita, mientras que en la imagen extraviada, tiene ambas manos colocadas sobre apoya-brazo de la silla. Los daguerrotipos tomaban las imágenes invertidas, como si se estuviera frente a un espejo. Esta técnica fue el motor principal que estimuló la invención de la fotografía.

No se puede afirmar con certeza quién fue el autor de los retratos. Algunas investigaciones indican que fue el famoso fotógrafo parisino Robert Bingham. Otras señalan que las imágenes pueden haber sido tomadas por los hijos del marqués Alejandro Aguado, amigo y vecino de San Martín, durante sus últimos años de vida. Tras la muerte del marqués, en 1848, el Libertador ofició de tutor de sus dos hijos, Onésipe y Olympe, quienes comenzaron una intensa actividad como fotógrafos aficionados. Es posible que ellos hayan sido los autores de aquellos daguerrotipos anónimos, pues los daguerrotipistas firmaban sus trabajos.

Podés conocer estas imágenes en el Museo Histórico Nacional.