Revista de Los Jaivas

Antonio Quintana, el fotógrafo de los oficios

Antonio Quintana, el fotógrafo de los oficios

Por Adolfo Vera/Sobre fotografía

Cuando queremos viajar al pasado, lo hacemos a través de nuestros recuerdos, en imágenes guardadas en nuestra memoria. Sin embargo, esos recuerdos en ocasiones son vagos, difusos, sin grandes detalles y solo se circunscriben a lo que hemos de recordar con limitada claridad, por ejemplo, los recuerdos de algún viaje o vivencia que todavía nos hará eco en nuestra memoria, pero solo hasta ahí llegamos, ya que en muchas ocasiones no contamos con alguna imagen ilustradora que nos hará recordar esos momentos emblemáticos.


Ahora, si queremos viajar en el tiempo, hacia un pasado que no hemos vivido, los recuerdos no existen. Entonces, para saber de algo o de alguien, debemos recurrir obligadamente a registros visuales, que nos evoquen momentos anteriores a nuestra existencia, como es el caso de la obra fotográfica del profesor y fotógrafo chileno, Antonio Quintana (1904-1972), quien, nos deja un legado fotográfico documental de Chile y su gente, entre los años 30 a los 60, exhibiendo distintos momentos históricos de nuestro país.


Con su lente y ojo astuto, logró capturar muchas imágenes en distintas situaciones de nuestro pueblo de mediados del siglo XX. En ellas podemos encontrar; paisajes campesinos y urbanos, diversos lugares, rostros de adultos y niños, manos, oficios, bailes entre los habitantes de esa época. En su exposición “Rostro de Chile” organizada por la Universidad de Chile e integrada por varios fotógrafos, entre ellos Quintana (gestor del proyecto fotográfico), con la idea de entregar un retrato gráfico de los habitantes de nuestro país, en conmemoración de los 150 años de la independencia nacional. En su esfuerzo por conseguir imágenes, recorren distintos lugares de Chile, en la búsqueda y captura de esos rostros de habitantes anónimos, invisibles, que, con el solo registro fotográfico, logran su visibilidad.


Otra expresión fotográfica de Quintana, tiene relación con los oficios y Manos de Chile, que, a su vez, son la motivación para realizar este trabajo:

“Consideramos que este registro posee gran valor pues fue tomado por Antonio Quintana en su viaje al norte del país en el marco de la recopilación de imágenes para “Rostro de Chile”, este refleja el carácter social de la exposición y del trabajo de Quintana. La potencia e impacto de esta fotografía inspiró incluso un trabajo posterior: “Manos de Chile”. Por las características antes mencionadas, consideramos que esta pieza es un tesoro dentro de la Colección”.


Las manos de Chile “Un encuentro con un minero en el que le mostró sus manos como su único instrumento de trabajo fue el punto de partida de una de las series más impactantes de su obra, Las manos de Chile, donde Quintana registró cientos de manos de campesinos y trabajadores del país”. En ella abundan las manos y los oficios y el sacrificio, reflejado en lo curtido de la piel y el esfuerzo diario que cada uno realiza por ganarse la vida.

En ella, se ve reflejada el rostro de muchas personas, y se alude a la geografía física y humana de nuestros habitantes, inmersos en diversos lugares, evocando las distintas manifestaciones humanas, principalmente ligadas a los oficios del mundo campesino.


Con una estética propia del campo chileno y del paisaje nortino, centro y sureño de nuestro país, se va construyendo un imaginario visual, constituido por el corpus de imágenes del autor.

Una fotografía que exhibimos llama nuestra atención; es un grupo de campesinos guarecidos bajo el alero de una casa de campo, de sombreros, ponchos y ojotas, como casi uniforme obligado. estos hombres de oficio rural y rostro curtido, posan para una imagen que quedara muy lejana en el tiempo, y lo más probable, nunca más se vuelvan a juntar como en aquella vez.


Otra imagen capturada por Quintana, evoca la celebración de nuestras fiestas patrias y el baile nacional, seguido por numerosos asistentes y bailarines, que con gran entusiasmo bailan cueca urbana en una ramada de Santiago de Chile.


Valparaíso también se hace presente entre sus imágenes; un vendedor de fruta y un niño leyendo, ubicados en una de las escalas del puerto, redundando la idea de esta ciudad de cerros y quebradas, que se encumbran hacia el cielo como volantines multicolores.


Queremos compartir con ustedes algunas de las fotografías de Quintana, encontradas en distintas páginas web, que a continuación citamos y agradecemos por difundir a los fotógrafos chilenos y sus fotografías.

Webgrafía:
http://archivobello.uchile.cl/piezas/_237W
http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-97233.html
http://www.bibliotecanacionaldigital.gob.cl/bnd/629/w3-propertyvalue-
1181612.html#data=%7B%22page%22:6%7D

A %d blogueros les gusta esto: