Revista de Los Jaivas

ANABEL VÉLEZ

Anabel Vélez, autora de “Rockeras” y “Mujeres del rock”: “El mundo de la música no es fácil, para una mujer es mucho más difícil”

POR FERNANDA SCHELL

Las mujeres en la música siempre han estado presentes, desde los inicios hasta la actualidad, y Anabel Vélez lo ha escrito a través de sus dos libros, “Rockeras” y “Mujeres en el rock”. La periodista y escritora española, se ha dedicado a investigar la historia de que recorre desde los años veinte del siglo pasado hasta la actualidad, de las artistas más importantes e influyentes de la música rock.

Artistas como Billie Holiday, Mamie Smith y Ella Fitzgerald destacant en capitulos guiados hacia el blues, R&B y jazz al country o el góspel. Grupos como The Shangri-Las, The Chiffons, The Chantels y las mujeres del hard rock tales como, Joan Jett, Pat Benatar y Lita Ford, destacant en las páginas del libro. Además se presentan artistas contemporáneas como Tori Amos, Ani DiFranco, Amanda Palmer, Alanis Morissette y  Sheryl Crow, entre otras más. Para conocer acerca de sus investigaciones conversamos con la periodista Anabel Vélez:

¿Qué te impulsó a investigar la historia de las mujeres en la música?

Mi editorial Redbook me propuso hacer una guía básica sobre mujeres del rock, que se convirtió en mi primer libro “Rockeras”. Pero me quedé con ganas de profundizar más, de hacer una historia del rock que resaltase el papel de las mujeres como protagonistas que muchas veces se ha dejado de lado o se obviado en las historias del rock. Así surgió Mujeres del Rock. Su historia. Si lees muchas de los libros dedicados a la historia del rock verás que normalmente hay pocas páginas dedicadas a mujeres y siempre suelen ser las mismas. Y quien dice del rock, puede decir historia del jazz, del blues o de cualquier género musical. Pero hay muchas más mujeres que tuvieron y tienen gran importancia para el género y cuyo papel se ha silenciado por completo, incluso hoy en día. Y no solo cantantes, sino instrumentistas, compositoras, productoras, etc… Creo que es importante darles voz y espacio a estas mujeres y en libros como este son muy necesarios. Por otra parte, me encanta el rock, llevo más de 20 años escribiendo sobre el género para revistas y webs y para mí era ideal poder dedicarle tiempo a investigar, descubrir y escuchar a estas mujeres. 

ANABEL VÉLEZ

En el libro mencionas muchas mujeres en diferentes periodos. ¿Cómo fue el proceso de investigación?

Buena parte del trabajo ya lo tenía encauzado con la información que recabé para mi primer libro “Rockeras”. Fue ampliar las biografías de las protagonistas de aquel libro organizado alfabéticamente y reordenarlo de forma cronológica ampliando el contenido y añadiendo comentarios sobre el contexto histórico, relacionando unas artistas con otras, haciendo análisis y comentarios sobre las canciones y su significado. Fue un proceso largo y de mucho trabajo, pero muy gratificante. Mi idea era contar su historia cronológicamente pero que se entendiera su importancia en aquel momento histórico, en el futuro, su legado, su relación con otras mujeres del rock. Resaltando a las figuras más conocidas y que todo el mundo ha escuchado como Patti Smith o Janis Joplin por ejemplo, pero también dando espacio a otras mujeres que no han pasado a la historia pero que en su momento fueron importantes pero las han borrado de los libros de historia o simplemente no tuvieron la oportunidad que se merecían pero su legado es importante para la historia del rock como género. Para ello tuve que leer mucho, investigar, consultar y, sobre todo, escuchar mucha música.  

¿Cuál fue el criterio para escoger las diferentes artistas que aparecen en el libro?

Como comentaba anteriormente mi idea era incluir a las artistas más destacadas, pero también a otras menos conocidas que creo que merece la pena que se conozca su papel en la historia del rock. Muchas mujeres como Sister Rosetta Tharpe que hoy es considerada la madrina del rock en su época fue famosísima pero durante mucho tiempo, prácticamente desapareció del mapa hasta que fue rescatada décadas después. Había muchos grupos por ejemplo durante los años 70’ de rock formados por mujeres muy buenos como Fanny o Birtha que han pasado prácticamente desapercibidos. En la historia del punk siempre se menciona a los Clash, Ramones, Sex Pistols y muchas veces se obvia a gente como los X-Ray Spex de Poly Styrene. Se ha afirmado muchas veces que las girl groups de los 60’ no escribían sus canciones y no es cierto, no solo había girl groups que cantaban sino también que tocaban sus propios instrumentos. Así que el libro trata de ser un compendio entre las figuras más conocidas, otras menos conocidas pero que considero que tienen que tener su lugar en el rock e intento desmentir ciertos tópicos sobre el rock y las mujeres que son totalmente falsos pero que a día de hoy se siguen perpetuando. 

Dentro de tu investigación. ¿Te sorprendió o marcó alguna historia? ¿Cuál? 

Muchas. Historias como la de Elizabeth Cotten, aunque fue una gran compositora y guitarrista que en su juventud abandonó la guitarra y estuvo décadas trabajando limpiando casas y cocinando, incluso en la casa de la familia Seeger. Después de años de tenerla como empleada descubrieron que era una gran guitarrista y autora y la ayudaron a retomar su carrera música. De muy mayor pudo grabar discos y hacer conciertos tanto en los EEUU como en Europa. 

Historias de grupos como Birtha o Fanny que eran potentísimos pero que se encontraban con discográficas y radios que no ponían su música porque ya tenían una banda de mujeres y dos ya era demasiado. Algo que aún hoy en día, lamentablemente, sigue pasando. Le pasó lo mismo a Tori Amos décadas después. Me sorprende no haberlas descubierto antes porque eran buenísimas. 

Constatar la cantidad de veces que las mujeres han sido explotadas, vejadas, abusadas sexualmente, estafadas por productores o sellos discográficos. Hay historias terribles como la de Ronnie Spector, secuestrada literalmente por su entonces marido Phil Spector.

No me sorprende que muchas de estas bandas o artistas, incluso de éxito, tuvieran que abandonar la música una vez fueron madres. Es una realidad. La difícil conciliación familiar que los hombres no tienen que sufrir. Ellos siguen tocando tranquilamente cuando son padres, ellas no. Ya lo decía Stevie Nicks, si ella hubiera sido madre en Fleetwood Mac, ya no estaría en el grupo, pero ellos sí que siguieron en el grupo siendo padres. O mujeres como Carole King tuvieran problemas, una vez separada de su marido, para poder seguir trabajando como compositora porque ya no tenía un hombre al lado. 

Todo esto no es que me sorprenda, el machismo siempre ha estado presente y lo sigue estando, pero son historias tristes que marcan. Y que grandes figuras tengan esos problemas y puedan sortearlos está muy bien, pero seguramente otros grupos y artistas no tuvieron la misma suerte. A pesar de todo, ahí están luchando por su sitio. 

En algunas partes del texto se expresa discriminación hacia a la mujer, es algo que siempre ha sucedido.  ¿Cómo las mujeres se han enfrentado a estos sucesos?

Pues con mucha fuerza de voluntad. Mira el caso de Joan Jett, una vez se separó de las Runaways, ninguna discográfica quiso contratarla. Decenas de ellas la rechazaron, sobre todo porque no veían a una mujer tocando la guitarra y estamos hablando de los años 80’, no de los años 50’. Al final fundó su propio sello para poder publicar su primer disco que fue uno de los grandes discos de la historia del rock, es una de las grandes figuras del género gracias a su tesón y su esfuerzo. Creo que las mujeres tienen que gastar el doble o triple de energía para conseguir lo que los hombres consiguen y encima aguantando cosas que ningún hombre ha tenido que aguantar. Y como comentaba antes, una vez eres madre, las dificultades se multiplican por dos. 

Muchas artistas negras tuvieron además que enfrentarse a una doble discriminación por sexo y por raza. El rock es un género que viene de los esclavos africanos, de los ritmos que importaron de allí. Pero, ¿cuántas figuras negras del rock, mujeres u hombres, hay actualmente? Es muy triste. 

Las mujeres han tenido que superar todos los obstáculos que han superado los hombres en la industria del rock, pero muchos más añadidos por el simple hecho de ser mujer. Han tenido que endurecerse, que plantarse y eso cuando eres muy joven y no tienes idea de cómo va el negocio es complicado. Como le pasó a la mayoría de girl groups, las discográficas se forraron, pero ellas se quedaron sin blanca, salvo excepciones como Diana Ross, por ejemplo. Mira el caso de Tina Turner, tuvo que enfrentarse a los maltratos de su marido y resurgir de entre sus cenizas para triunfar de nuevo. 

Muchas mujeres tuvieron obstáculos para lograr subirse al escenario, grabar o tener un espacio en la música. ¿Cómo lograron superarlos? ¿Crees que aún sigue sucediendo? 

Con mucho esfuerzo y tesón. Encontrando a personas que apostaban por ellas y las ayudaban en el camino. Como le pasó a Joan Jett con su mánager. Como le pasó a Kate Bush que tuvo que crear su propio estudio para tener control total sobre su música. Estando en el momento adecuado en el lugar adecuado. Con talento, aunque podías tener mucho talento y no tener éxito. En un momento u otro, plantándose y diciendo basta, hasta aquí hemos llegado, las cosas se van a hacer como yo quiero, pero para eso tenías que tener un cierto estatus. Te tiene que gustar mucho la música y sin duda, a todas las protagonistas del libro les movía su pasión por ella, el mundo de la música no es fácil,  para una mujer es mucho más difícil. 

Aún hoy en día en entrevistas me encuentro con artistas que me comentan que por ser mujeres las tratan diferente. Que les dicen, tocas bien para ser mujer. Que se creen que en vez de la artista es la novia de algún miembro masculino del grupo. Mujeres que a pesar de ser la líder o la jefa de la banda, los técnicos de sonido cuando tienen dudas o preguntas se dirigen a los hombres del grupo y no a ellas. Que intentan sexualizarlas en las portadas de sus discos o en su forma de vestir. Que la mayoría de festivales tienen a artistas masculinos o grupos formados por hombres como protagonistas, que las revistas de rock o los medios generalistas no dedican portadas o contenidos a las mujeres de la misma manera que a los hombres. La mayoría de portadas siempre son para artistas masculinos y si sale alguna mujer se la suele sexualizar, algo que a los hombres no les pasa.

Con el pasar del tiempo. ¿Sientes que ha cambiado el trato hacia las mujeres?

Evidentemente, no estamos como en los años cincuenta. Afortunadamente. Hay muchas más mujeres con presencia en la música y en el rock, aunque siguen siendo más conocidas las cantantes que las instrumentistas. También hay muchas más mujeres con cargos de poder en discográficas, emisoras de radio, revistas y eso se nota. Muchas más mujeres productoras. Pero la situación sigue siendo muy desigual. Creo que ha ayudado mucho internet y que ahora las artistas puedan tener un contacto más directo con el público, se han abierto muchas más puertas, evidentemente. Pero creo que aún se viven muchísimas situaciones de discriminación. Muchas veces lees artículos o reseñas de conciertos o discos que solo hablan del aspecto físico de la artista y poco de su música y eso con los hombres no suele pasar. Es muy injusto. 

Patti Smith continúa con sus discursos, presentaciones y libros. ¿Qué rol cumple ella en la historia del rock? 

La historia del rock no se entendería sin Patti Smith. Fue líder de su propia banda cuando pocas mujeres lo eran y sigue siéndolo. Es una trabajadora de la música incansable. No tenía el aspecto que la mayoría de mujeres tenían sobre los escenarios, no dejó que nunca que la sexualizaran. Cantó siempre a la libertad, por la lucha por los derechos y al poder de la gente. Mezcló poesía y rock de una manera que nunca se había hecho. Su música fue revolucionaria. Grabó y graba siempre cómo quiere y sin que nadie le diga qué tiene que hacer o cómo hacerlo. No lo permitiría. Siempre ha seguido su propio camino. Es una escritora prolífica, hace presentaciones, charlas, conciertos sin parar. Ahora no, por la maldita pandemia, pero sigue escribiendo sin parar. Además de todo esto, abrió muchísimas puertas a otras mujeres. Creo que los 70’ fueron una buena época de experimentación y libertad musical que otras épocas no han tenido y que ella llegó en el momento justo, aprovechó eso para crear y lo que hizo con su banda y sus canciones cambió la música. Es mi gran referente, no puedo ocultar, la profunda admiración que siento por ella, por su carrera musical pero también, por su coherencia como artista. 

¿Cómo visualizas el feminismo en la música actual? 

Creo que actualmente hay muchas mujeres que se están moviendo y haciendo cosas para dar más visibilidad a las mujeres en el rock y en la música en general. Es algo muy necesario. Se escuchan más voces de denuncia, no solo en las canciones y la música, sino en el mundo del activismo. Se habla de temas que son importantes desde el techo de cristal, igualdad en tema de salarios, abusos sexuales, abusos de poder, conciliación familiar. Se crean asociaciones de mujeres en la industria musical, hay más periodistas mujeres, más productoras, jefas de discográficas o mujeres que crean sus propios sellos. Hay mucha más presencia femenina, sin duda. Pero creo que aún queda mucho para conseguir la igualdad. También hay muchos ataques contra las mujeres por defender los derechos de las mujeres. Sigue habiendo mucha sexualización. Se mide de manera muy diferente a las mujeres que a los hombres. El feminismo está muy activo, sí, pero aún queda mucho por cambiar. Me gusta que las nuevas generaciones estén muy concienciadas y que además hayan cogido a grandes referentes musicales como Patti Smith o Joan Jett. Y que se reivindiquen figuras que durante años se obviaron. La falta de referentes es un gran problema y con la invisibilización de muchas de estas mujeres durante años nos han faltado esos referentes que a nivel de educación musical son tan importantes. Pero como he dicho, hay todavía mucho trabajo por hacer. 

Como periodista. ¿Cómo visualizas el rol de la mujer en el periodismo musical?

Aunque durante años hemos sido muy poquitas periodistas musicales, cada vez somos más y eso está muy bien. He ido durante años a conciertos en los que era la única periodista mujer que escribía la crónica. Pero aún hoy en la revista de rock que escribo habitualmente, Ruta 66 por ejemplo, la mayoría de colaboradores son hombres. 

Llevo más de veinte años escribiendo sobre música en general y sobre rock en particular y aún a día de hoy me siguen diciendo que si yo soy la del blues, la del folk, la del jazz o la del indie, de todo menos la del rock. ¡Y he escrito dos libros sobre mujeres del rock! Muchas veces me han confundido con pareja de algún compañero periodista en vez de yo ser la periodista. He ido a conciertos de metal en los que me han dicho, pero “¿Qué haces aquí? te hacía más indie, no es el estilo que te pega”. Ha habido hombres que me han dicho que debería incluir en mis libros a tal o cual artista en actitud de superioridad, no de buen rollo precisamente. Esto son solo unos cuantos ejemplos de machismo que me he ido encontrando a lo largo de mi carrera. 

Compañeras más mayores que yo me han comentado que cuando fueron madres tuvieron que dejar de ir a conciertos y hacer crónicas, pero ellos seguían yendo sin problemas. O sea que los mismos problemas se siguen perpetuando. 

Afortunadamente, hay muchas más mujeres escribiendo, y escribiendo de mujeres,  de rock y música en general. O incluso creando sus propios medios, páginas webs, etc. A pesar de ello, la mayoría de medios siguen priorizando el contenido protagonizado por hombres, no hay nada más que ver el contenido de las grandes revistas de música a nivel mundial, sus portadas o la música que suena en las emisoras de radio de rock, la mayoría son hombres. 

¿Qué mujeres hispanas y americanas destacas? ¿Harías un libro dedicado a ellas?

Para mí uno de los grandes puntales del punk y por extensión del rock en América, una referente, es Alicia Armendariz, más conocida como Alice Bag. Es una mujer que lleva el punk por bandera, que es activista, que no ha renunciado a sus raíces hispanas y, de hecho, son muy importantes en su música. 

También destacaría a grupos como Aterciopelados y Julieta Venegas, por ejemplo, artistas que tienen mucha proyección fuera de sus países de origen o el trabajo de la guitarrista María Gabriela Epumer, la cantante Fabiana Cantilo, Javiera Mena o la gran Juana Molina. 

Actualmente, destacaría todo lo que hace Teresa Suárez de Le Butcherettes. Creo que es una fuerza creativa arrolladora y que sus canciones van más allá de la música. La chilena Soledad Vélez que hace años que vive en España me encanta (y que conste que no es familiar mía). Tendría que sumergirme de lleno porque estoy segura que descubriría grandes artistas que no conozco. El metal en Sudamérica por ejemplo está pisando muy fuerte y hay grandísimas voces o grupos como Mystica Girls. El rock muchas veces está “vampirizado” por lo anglosajón y hay muchos grupos y artistas que no nos llevan por no haber nacido en los Estados Unidos. Es una lástima. 

De aquí destacaría a muchas, pero si me tengo que quedar con una, sería sin duda Mercedes Ferrer. Creo que es una de las grandes voces del rock español y que no se la reconoce lo suficiente. Es una gran compositora, además. Clásicos como Luz Casal o Tahúres Zurdos con Aurora Beltrán. Todos lo que hace Maika Makovski o Núria Graham es de lo mejor que ha salido de este país. Ana Béjar acaba de sacar un disco que es maravilloso y se llama Sahara Star. Hay dos grupos gallegos muy potentes, Bala y Agoraphobia. O la banda de Pamplona que se llama Melenas y que son buenísimas. Cada día descubro música nueva. Daría para hacer otro libro.

Me encantaría hacer un libro sobre rock hispano y americano, me ronda la idea de hacer uno dedicado a las mujeres del rock de aquí. Pero como tengo un par de proyectos más en mente, tendrá que esperar. 

¿Qué proyectos tienes?

Mi siguiente proyecto es un libro sobre mujeres del jazz. Ya estoy documentándome y empezando a escribir los primeros capítulos. Es algo que me apetece muchísimo porque es un género que me encanta, pero como en todo lo demás pasa lo mismo. En el jazz se conocen a grandes cantantes y poco más, se destacan a muy pocas instrumentistas o compositoras y las hay, muchas y muy buenas. Estoy empezando a profundizar en los primeros años del jazz y descubriendo muchísimas cosas y disfrutando de muy buena música, que es lo que más me fascina. Para mí, escribir de música es un placer. Es de lo que más disfruto.