Contribuyendo a la promoción de nuevas técnicas y tecnologías para la agricultura desértica

“La agricultura de la región en los últimos 20 años aceleró hacia el cambio tecnológico, lo que queremos relevar y posicionar como un territorio referente en Latinoamérica en el uso eficiente del recurso hídrico en zonas áridas”.

Hace casi 20 años los productores de hortalizas frescas de Arica y Parinacota experimentaron la aceleración de un proceso de cambio tecnológico, que comenzó al menos una década antes a través de la incorporación de mallas anti-áfidos, mejoras en los cabezales de riego, uso masificado de semillas hibridas y mejoras en las técnicas de manejo del cultivo.

Esto se conjugó con el establecimiento de empresas de desarrollo de semillas intensivas en el uso de tecnologías, derivando en la llegada de nuevos proveedores de tecnologías, y el desarrollo de un mercado de servicios especializados con los estándares internacionales que requiere esta industria. 

La tecnología que se utiliza en la agricultura de la región, “made in Arica”, queremos empaquetarla y difundir a través de la iniciativa denominada Arica, polo de innovación de tecnologías para la agricultura del desierto.

Buscamos relevar y posicionar a la región como un territorio destacado y referente a nivel latinoamericano en el uso y desarrollo de tecnologías para la agricultura intensiva en condiciones de desierto y escasez hídrica, convirtiéndola en un espacio de búsqueda de soluciones y aprendizaje para enfrentar la crisis climática que afecta al mundo y a la producción de alimentos.

Luis Rocafull López
Director Regional Corfo Arica y Parinacota

Entendiendo que este es el camino para avanzar en el desarrollo del sector, siendo la agricultura uno de los ejes de la Estrategia Regional de Desarrollo, estamos contribuyendo a la promoción de nuevas técnicas y tecnologías, así como en la coordinación de actores públicos y privados para la transferencia de tecnologías, centrado en:    acciones de posicionamiento y comunicaciones inter y extra regional; promover el desarrollo de nuevos productos innovadores para la agricultura del desierto; acciones de difusión de tecnologías mediante talleres, seminarios y charlas; economía circular de residuos de la agricultura; y acciones demostrativas públicas y privadas.

Ya vivimos un evento masivo a principios de abril como el Compite Sostenible, instancia que permitió en su primera jornada conocer experiencias vinculadas a una agricultura sostenible a través de expertos nacionales e internacionales.

Y para el 7 y 8 de mayo se viene el evento de alta convocatoria “Agua para el desierto”, actividad que permitirá conocer tecnologías de vanguardia y bajo costo a nivel nacional, junto a experiencias de Perú y Argentina, en la voz de expertos, quienes conocerán nuestra realidad para realizar un aporte significativo y aterrizado. Habrá charlas por la mañana en el hotel Antay y por la tarde trabajo en terreno en los valles de Azapa y Lluta, respectivamente.

Estamos seguros que este intercambio de experiencias permitirá avanzar en esta línea de convertirnos en referencia latinoamericana en el uso eficiente del recurso hídrico para la agricultura intensiva en condiciones de desierto.