Argentina

Así fue la 4ta. Feria Internacional del Libro de Puerto Madryn

Con el auspicio del programa Festejar y una nutrida programación, visitantes de distintas regiones se acercaron a esta cuarta edición que celebra las letras y el pensamiento. Participaron la ilustradora de Harry Potter, Dolores Avendaño; la escritora y periodista Luciana Peker; la socióloga y conductora Eugenia Zicavo, entre otras personalidades y artistas locales.

Una vez al año, entre las atracciones que se pueden encontrar en la ciudad de Puerto Madryn está, por supuesto, la llegada de las ballenas. Se trata de la especie franca austral que, desde mayo, comienza a llegar por alimento y reproducción. Miles de turistas y lugareños se acercan para contemplar el espectáculo marino. De alguna manera, ser parte de un momento único de la naturaleza más viva. Sin embargo, y desde hace cuatro años, otro gran evento se viene llevando a cabo y en el que también se llena de visitantes y curiosos: la Feria Internacional del Libro de Puerto Madryn.

Durante cuatro días -y auspiciado por el Programa Festejar de la Secretaría de Cultura de la Nación-, la Escuela 84 fue el punto de encuentro entre lectores, escritores, editores y los miles de libros que se presentaron de distintos sellos. Desde las editoriales con gran trayectoria -Sudamericana; Adriana Hidalgo; Random House; Paidós- hasta emergentes, independientes y locales de la Patagonia -La cebolla de vidrio; Doble Z; Orillas casa de libros; Espacio Hudson; De la grieta-.

Además, la programación y diferentes actividades de esta cuarta edición de la Feria contaron con personalidades de lujo. Por ejemplo, en la apertura oficial, se realizó un homenaje a Joaquín Salvador Lavado Tejón: más conocido como Quino, el creador de la entrañable Mafalda. Con la coordinación de Eugenia Zicavo -conductora del programa “Bibliómanos” (Canal de la Ciudad)-, estudiantes de varias escuelas se acercaron al escenario principal, para formar parte de una maratón de lectura. Allí continuaron leyendo las humorísticas historias de Mafalda y sus amigos. Muchos, quizá, la conocieron por primera vez, mientras se proyectaban en la pantalla del escenario varias de las viñetas más divertidas de la niña de Quino. Leer, reir, compartir y comentar fueron los grandes protagonistas, apenas comenzó esta nueva celebración de las letras y el pensamiento.

Eugenia Zicavo

Por otra parte, el escenario principal fue el espacio donde se llevaron a cabo espectáculos de música, baile, acrobacia, teatro, lecturas en vivo y hasta demostraciones de cocina. Entre ellos, estuvieron presentes el Ballet Antulen; el Coro Municipal de Niños; Danza Tradicionales Galesas Her Siriol; Ballet Amor y Danza; Murga “A la perinola”; el dúo Bárbara Prosperi y Emiliano Bordenave, quienes interpretaron canciones de María Elena Walsh; la chef Gabriela Goyeneche, quien realizó algunas preparaciones de distintas salsas, y hasta hubo una pequeña sala de cine improvisada, en la que se proyectaron cortos animados y otros de temática ambiental y del cuidado del planeta.

Dolores Avendaño, ilustradora de Harry Potter

Dolores Avendaño

Una de las presentaciones más fuertes de la Feria, reunió a distintos lectores de todas las edades para escuchar a Dolores Avendaño, la ilustradora que le dio cara y color a Harry Potter y otros personajes de la famosa saga de J. K. Rowling, para la ediciones de Emecé y Salamandra en español. Cada vez llegaba más gente. Muchos de ellos, disfrazados del niño mago más famoso de la literatura.

Luego, chicos y chicas se formaron con diversas ediciones de Harry Potter para conseguir un autógrafo de la ilustradora.

“La experiencia en esta Feria del Libro fue lindísima. El público fue supercálido, me sentí muy bienvenida. Firmé muchísimos libros. Me conmovió muchísimo que varios de los chicos y chicas me hicieron regalos. Me sorprendió y, realmente, me conmovió. Unos chicos me regalaron unas esculturitas de Harry Potter en cerámica fría, en plastilina, muy bien hechas, con los anteojitos, con todos los detalles. También me dieron una maqueta de Harry. Realmente me sentí muy querida”, comentó Avendaño, al término de su participación.

Talleres y algo más

El Mercado de Industrias Creativas Argentinas (MICA), programa de la Secretaría de Cultura de la Nación, contó con su momento de presentación. A cargo de Vanina Colagiovanni, coordinadora de sector editorial del MICA, los asistentes tuvieron la oportunidad de charlar sobre las opciones de financiamiento, capacitación y posibilidades para este campo de libros y publicaciones.

A partir de ahí, se expusieron las líneas de trabajo que ya viene realizando el MICA. Sobre todo, su apuesta más fuerte: las rondas de negocios. Colagiovanni comentó cómo funcionan estos los vínculos y lazos entre los gestores y actores del sector, que se dan en cada uno de los encuentros: “Me gusta más llamarlos rondas de vínculos porque es por donde empieza todo. A partir de ahí, se crean los lazos para potenciar las diferentes regiones en que se presenta el MICA, con los autores, editores, festivales, contenidos, etc. La idea es también tratar de profesionalizar, cada vez más, el sector”. Los visitantes presentes contaron sus experiencias y los proyectos de los que participan. En su mayoría, publicaciones de libros y edición de revistas. Lo interesante es que el taller funcionó, a su vez, como una perfecta “ronda de vínculos”, como las llamó la coordinadora, porque los asistentes que venían de diferentes regiones del sur no dudaron en registrar sus contactos para futuras colaboraciones que tenían en común.

Otro de los talleres que se abrió durante la Feria fue el de “Creación de editoriales artesanales”, dictado por el editor y gestor cultural, Iván Moiseeff. Allí, quienes participaron aprendieron a crear y producir los propios libros, mediante una forma de encuadernación manual. Moiseeff señaló:

“Lo que van a necesitar es una impresora láser, papel libro (bookcel), planchas de cartón para las tapas, cola vinílica, tela de encuadernación, agujas curvas, hilo y guillotina. Con estos elementos, ya estamos listos para crear nuestros propios libros”.

El tallerista, mediante una experiencia de producción artesanal de encuadernación, también reflexionó sobre los proyectos de editorial independiente, para llevar adelante un miniemprendimiento. “Dicen que la medida es de cien títulos, porque cuando se llega a ese número, un día se venden veinte de uno; cinco de otro, etc. En las grandes editoriales, siempre hay dos o tres libros que le salvan el año, son los que salvan el catálogo cuando cuentan con títulos muy exitosos”, comentó Moiseeff.

Y agregó:

“Esta es una lógica comercial. Cuando uno arranca con una editorial independiente no es así. El retorno económico no es muy rápido. Pero todos los proyectos independientes culturales tienen muchas vidas y eso va armando cierto circuito económico. Lo que tiene de bueno es que, quizá al comienzo no cierran los números, pero el proyecto empieza a multiplicar relaciones, productos y a generar contactos”.

Luciana Peker y La revolución de las hijas

Luciana peker presenta «La revolución de las hijas«

El último día de la Feria, otra gran multitud se juntó al escenario principal de la Escuela 84. En su mayoría, mujeres, chicas y hasta niñas, pero también muchos varones. Curiosas y emocionadas, con ideales y esperanzas, esperaban la presentación de la escritora y periodista especializada en género, Luciana Peker. Con la moderación de Zicavo, gran parte del público de la Feria se tomó un momento para reflexionar sobre las injusticias que violan la diversidad de género, las luchas feministas, la deconstrucción cultural y la batalla por la legalización del aborto seguro y gratuito. En ese contexto que conmovió a más de uno, Peker presentó la reciente publicación de su libro, La revolución de las hijas (Paidós).   

“Durante mucho tiempo no habíamos logrado que nos escuchen. Por eso, estar acá y ser escuchada es una emoción. El origen del feminismo argentino, que hoy es hablar de un feminismo y revolución mundiales, tiene que ver con los encuentros nacionales de mujeres a través de la historia. Encuentros que son horizontales, colectivos, federales y autónomos. Que sean autónomos es la gran razón de la resistencia del feminismo, en épocas en que no hubo otras resistencias en estos últimos años”, expresó Peker.

Y agregó:

“Lo autónomo es lo que generó que los mecanismos de resistencia no se debiliten. Y además, que estos encuentros sean federales, nos permiten conocer palabras, geografías y romper con mitos fundacionales, como el mito del desierto y mucho más”.

Peker se refirió al episodio histórico de la Conquista del Desierto, por la idea que se tenía de que allí “no había nadie” y, entonces, se podía conquistar lo que “no existía”. La escritora señaló que esa idea de la inexistencia de pueblos en la Patagonia no solo permitió un genocidio, sino también otras inexistencias: “El desierto sobre los cuerpos de las mujeres y trans; ese lugar de no lugar; esas personas que no llegamos a ser personas”, destacó.

Sin embargo, un día volvieron a alzar la voz, para construir una nueva ola feminista. Movimientos como “Ni una menos”, “Me too”, etc., se tornaron cada vez más multitudinarios, expansivos, y comenzaron no solo a luchar contra la misoginia y el femicidio, sino también a reflexionar, repensar y debatir en pos de deconstruir lo que peligrosamente se había naturalizado. En este contexto, Peker escribió La revolución de la hijas, un libro en el que la autora es más que clara desde el principio:

“No voy a parar hasta que mi hija tenga los mismos derechos que mi hijo. Pero, por sobre todo, la que no va a parar es ella. Ellas no van a parar”.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In Argentina

Check Also

Cumbre Cultural de las Américas 2019

La segunda edición de la Cumbre Cultural de ...

Categorías