Destacan avances de niños y jóvenes músicos de CIFAN

Destacan avances de niños y jóvenes músicos de CIFAN

En medio de la pandemia, las clases en distintos instrumentos se están realizando por Zoom y de manera presencial con aforo limitado en Valdivia. Profesores valoran importancia de mantener un vínculo activo con sus estudiantes.

El año pasado Fundación Centro Integral Familia Niño (CIFAN) inició un proceso de reestructuración y fortalecimiento gracias a un proyecto financiado por el Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Ello permitió dar continuidad a la formación de niños y jóvenes que integran la orquesta; y convocar a nuevos músicos profesionales para guiar los procesos en distintos instrumentos.

La experiencia formativa sigue ocurriendo en medio de la pandemia por coronavirus, lo que ha obligado a buscar soluciones para no interrumpir las clases pese a las restricciones sanitarias. Por eso es que Zoom se ha vuelto una de las plataformas principales para jornadas online, a lo que se suma la utilización de las dependencias de Fundación CIFAN en Valdivia para clases individuales y grupales, pero con aforo limitado. Como medida de bioseguridad además se controla la temperatura, se utiliza mascarillas en todo momento y, además, se ha dispuesto de alcohol gel.

Actualmente son 50 los niños y jóvenes que toman clases con 13 profesores en bronces, flauta traversa, violín, clarinete, contrabajo, oboe, cello y teoría musical. Cada cual tiene distintos niveles de avance en su instrumento y lo fundamental ha sido permitirles descubrir en la música un lugar de encuentro para mejorar sus habilidades técnicas, artísticas y humanas.

En 2020 Desirée Rodríguez se integró al equipo CIFAN y debido a la pandemia ha optado por hacer sus clases solamente en formato virtual. Cada semana se conecta por Zoom con todos los estudiantes para hablarles de teoría musical; además de hacer clases de oboe a dos estudiantes.

El primer paso para iniciar las clases fue conocer el grado de avance de cada alumno en su instrumento. Ello permitió crear grupos para articular la instrucción. En 2020 la principal estrategia fue compartir contenidos y formas de abordar repertorios a través de videos; y en 2021, la alternativa ha sido encuentros por Zoom. La mayoría de sus alumnos se conecta desde un computador y también se resuelven dudas por teléfono y vía WhatsApp.

“Como profesor uno debe entender que cada niño y joven es una realidad distinta; y que en sus casas además deben atender otras ocupaciones. En ese sentido es que valoro mucho el esfuerzo y el compromiso de todos, nuestras clases funcionan como un momento de encuentro de quienes amamos la música. Es un momento para conversar, distraernos, pero también para aprender”, indica.

Leonel Sánchez (también integrante del Ensamble de Cornos de Valdivia) es uno de los tres profesores de bronces. Es responsable de siete alumnos, de entre 4 y 16 años de edad, en corno francés, trombón y trompeta con los que se reúne las tardes de cada lunes en dos bloques horario. Además, tiene sesiones adicionales por Zoom.

“Una de las cosas más destacables del grupo es su entusiasmo por aprender. Cada semana el avance es mucho más notorio, lo que significa que pese a todo lo que está ocurriendo con la crisis sanitaria, la música no ha dejado de ser algo importante en sus vidas”, dice.

Junto a Leonel Sánchez los músicos están aprendiendo temas como postura y mecanismo de los instrumentos, además de su correcta mantención y cuidado. Parte de la formación es conducente a que puedan integrarse al inédito proyecto de Big Band que CIFAN inicia en junio de 2021; y además, tocar como un ensamble y en la Orquesta CIFAN.

Diego Coronado es profesor de cello. Hace clases a 10 alumnos de entre 8 y 23 años de edad en forma presencial dos días a la semana. También reconoce importantes avances en los estudiantes que cada vez están más comprometidos con el proceso.

“Poder hacerles clases personalizadas ha permitido que cada cual se compenetre mucho más con el instrumento. Hay un avance más técnico y de conciencia. Ya no se trata de solamente juntarnos a tocar, ahora se trata de reconocer un propósito mayor en el hecho de hacer música”, explica.

27 de Abril 2021/ VALDIVIAProfesor realiza clase de musica en el Cifan con el distanciamiemto adecuado. FOTO. MIGUEL ANGEL BUSTOS/ AGENCIA UNO

Para el segundo semestre la idea es que los estudiantes comiencen a trabajar en modalidad de ensambles, en paralelo a su labor como integrantes de la orquesta.

Junto con Leonel SánchezDiego Coronado y Desirée Rodríguez, el equipo de profesores de CIFAN lo completan Pablo Matamala, director de la Orquesta CIFAN y profesor de contrabajo, Victoria Salazar (flauta traversa), Víctor Coba (clarinete), Carlos Romero (violín), Dayana Olmos (violín y viola) y David Smith (bronces).

En su nueva etapa de reestructuración y fortalecimiento de CIFAN, el trabajo de formación de nuevos músicos también es guiado por Gerhard Mornhinweg (cornista, trompetista y director de la Escuela de Artes Musicales y Sonoras Uach).

Durante los próximos meses se sumarán nuevos profesionales que llegan con el proyecto de Big Band: Daniel Thomas Worner (saxofón), Francisco Weasman (saxo) y Eduardo Díaz (batería). 

A %d blogueros les gusta esto: