ENTREVISTA CON EDUARDO PARRA

EDUARDO PARRA NOS CUENTA LA GESTACIÓN DE MAMALLUCA

POR FERNANDA SCHELL

Fotografías de Miguel Ángel Carvajal Galvez y Archivo Jaivas

Montaje fotográfico David Mendoza Montecinos

TRAS HIJOS DE LA TIERRA (1995) Y DANDO NUEVA VIDA A SU REPERTORIO CLÁSICO EN TRILOGÍA EL REENCUENTRO (1997), LAS ENERGÍAS ESTABAN LISTAS PARA OTRA HISTORIA QUE LLEGÓ POCOS DÍAS DESPUÉS CUANDO A RAÍZ DE UNA INVITACIÓN QUE LA ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE VICUÑA HICIERA A LOS JAIVAS PARA COMPONER UNA CANCIÓN CON EL FIN DE DAR A CONOCER EL OBSERVATORIO CERRO MAMALLUCA Y ASÍ FOMENTAR EL TURISMO AL IGUAL QUE SU PROYECTO DE POPULARIZACIÓN DEL CIELO COMO CONOCIMIENTO BÁSICO UNIVERSAL. EN ESTA VISITA QUE REALIZAN LOS JAIVAS Y QUEDANDO MARAVILLADOS CON EL ESPECTÁCULO DE LA VÍA LÁCTEA Y TODO EL UNIVERSO QUE SE PUEDE OBTENER A SIMPLE VISTA DESDE EL VALLE DE ELQUI, LOS MÚSICOS SE DAN CUENTA DE QUE ESE TRABAJO DABA MÁS PARA UNA OBRA COMPLETA QUE PARA UNA SIMPLE CANCIÓN. 

Es así como se decide que Eduardo se quede en terreno reuniendo datos para la posible realización de esta obra. 

Finalmente, el resultado que logró emocionado y alucinado por todo el espectáculo tanto de las estrellas, así como la belleza del valle y la devoción que el pueblo le profesa a Gabriela Mistral, Eduardo Parra se inspira para la creación de un poemario que titulará Mamalluca

Seguidamente, viene la composición de la obra musical del mismo nombre que fue lanzada el 25 de noviembre de 1999 en la Court del Estadio Nacional y que ahora está cumpliendo veinte años de existencia.  

Esta realización fue concebida como un proyecto para orquesta sinfónica y coro. 

Para Los Jaivas, Mamalluca quizá signifique la realización más ambiciosa de su carrera, ya que se trata de una pieza completa, basada en un poemario escrito por el tecladista, y la música creada por Los Jaivas. 

Por primera vez Los Jaivas interpretaban a los propios Jaivas. 

Para conocer el desarrollo de la historia, conversamos con Eduardo Parra:

F: Mamalluca constituye un trabajo musical del grupo junto a una orquesta sinfónica y un coro ¿Cómo surge la idea de crear esta obra con este equipamiento musical?   

  

EP: “Hacer un trabajo sinfónico estuvo siempre latente y hasta presente en la obra de Los Jaivas. Creo que en Los Caminos Que Se Abren, este afán queda claro. Letanías por el Azar, ya es una gran realización. Corre que te Pillo (sinfónico), es otro de los ejemplos que se pueden nombrar. Por ese tiempo se estaba tomando la determinación de hacer un álbum que reuniera todo el trabajo sinfónico realizado y no realizado hasta ese momento. Sin embargo, el destino quiso otra cosa inusitada e imprevista. Estábamos de gira y yo ya había presentado el libro al concurso en Valparaíso y decidí hacer varias copias a mano de todo el libro para mostrárselo a Los Jaivas durante esos días de viaje.  

  

Recuerdo que cuando lo repartí en el interior del bus en marcha, fue Gato quien después de leerlo muy rápidamente se levantó se dirigió hasta mi asiento diciéndome: “está muy bueno”. Esa predilección de Gato por el poema no llegaría solamente hasta ahí. Fue tanto el entusiasmo de él que llegó hasta convencer a Claudio de que el proyecto de disco sinfónico debía ser la interpretación de mi poemario.  

  

Con este entusiasmo de Gato, dio pie para que la interpretación musical de este libro se transformara en una obra sinfónico coral de Los Jaivas.  

  

  

F: Fue concebido como una especie de ópera folk-rock con elementos sinfónicos y algunos detalles de la música andina que es propia de Los Jaivas.  ¿Cómo se llega a dar forma con ese tipo de sonido y línea musical? 

  

EP: “Después de tomar la decisión de trabajar un álbum basado en este libro, comenzamos Gato, Claudio, Mario, Juanita y yo a trabajar sobre la creación de esta obra musical. Propusimos encuentros en mi departamento donde se iría dando los primeros pasos fundamentales para la creación musical de esta obra.  

En realidad, en mi departamento se logró encontrar el tenor, el espíritu que debía invadir cada tema de la obra. Se avanzó bastante aquí en Francia. Se logró la creación de todos los temas. Por mi parte, y habiendo ya colaborado al haber escrito las letras o poemas, yo no quise participar activamente en la creación musical. Solo creé posteriormente, la línea de mis teclados, que es la manera como siempre hemos trabajado nuestra música. En Vicuña finalmente se llevaría a cabo todo el arreglo sinfónico, además de contar con la participación de Fabrizzio De Negri quien colaboró con un programa digital que fue donde se hizo todo el arreglo sinfónico. Él también colaboró activamente en estos arreglos”.  

F: Como grupo y su visión como autor de los poemas. ¿A qué sonido o que producción querían concebir?   

  

EP: “Nunca tuvimos una idea preconcebida. Actuó solamente la sensibilidad artística. A mi manera de ver, Gato estaba muy inspirado, y el resto del grupo igualmente puesto que los Parra, desde niños nos habíamos interesado profundamente en la galaxia y el cosmos invitados por nuestro padre quien era un fanático contemplador de los astros. Así, los temas fueron saliendo muy fluidamente. Es lógico de igual manera, que cuando nos fuimos a instalar en Vicuña para concluir la obra en la etapa de arreglo sinfónico-coral, el paisaje de la región continuó calando profundo en la imaginación musical”.  

  

  

F: ¿Cómo es el proceso de adecuar la poesía a la música?  

  

EP: “En realidad nosotros siempre tuvimos dos maneras de abordar un tema o una canción. Sea se trabajaba sobre un texto ya escrito el que de una u otra manera musicalizábamos, sea se trabajaba sobre una música ya escrita la que muchas veces llego a ser una canción. Estas fueron las formas clásicas que siempre se utilizaron en nuestro taller”.   

  

  

F: Dentro de un mes estuvieron alojados en el Valle del Elqui. ¿Cómo fueron esos días de trabajo?  

  

EP: “Fue muy interesante nuestra estadía en Vicuña para terminar ese trabajo. Indudablemente teníamos un horario de trabajo. Llegábamos a La Providencia* a las 10 de la mañana y trabajábamos, en general hasta 19 horas con una pausa para almorzar. Especialmente, después de terminar nuestro trabajo a las siete de la tarde, de una u otra manera, nos encontrábamos con la gente de Vicuña. Muchas veces de manera espontánea, otras por invitación. Así fuimos haciéndonos de muchas amistades. Igualmente tuvimos varios paseos especialmente a los lugares de los que se hablaba en el poemario. Durante esos días nos convertimos en los personajes infaltables del pueblo. Llegamos a adorar aquel lugar y a comprenderlo junto con apreciarlo de todo corazón. Hicimos amistades profundas que hasta el día de hoy son como parte de nuestra familia. Las panaderías, los restoranes y todo tipo de negocios los frecuentamos a diario. Incluso más de algún acto poético y musical se produjo en aquellos días felices en Vicuña”.   

  

  

 

LOS POEMAS 

  

  

F: ¿Cómo fue su primera conexión con Gabriela Mistral?  

   

EP: “Todo niño chileno, y especialmente en los años de mi niñez, tiene comunicación directa con la poesía de Gabriela Mistral. Cuando yo era un niño de siete años en las escuelas se recitaba y aprendía de memoria muchos de los poemas de Gabriela Mistral. Piececitos de niño, Todas íbamos a ser reinas, Dame la mano, fueron poemas para aprender insertos en el programa de educación nacional chileno. Así yo tenía, como todo niño de aquella época, a Gabriela Mistral en mi corazón, en mi mente. Sin embargo, en el momento de ir por primera vez a Vicuña, el día que nos pondríamos de acuerdo para hacer la obra con el alcalde, el arquitecto y el jefe de obras, yo tenía completamente oculto en mi memoria la palabra Vicuña. En el viaje que hicimos aquel domingo entre La Serena y Vicuña, tuve la revelación de que íbamos a la ciudad de Gabriela Mistral y desde ese momento entré en un estado diferente, desconocido, probablemente se trataba del estado poético”.  

  

F: Usted comentó que en una noche escribió todos los poemas. ¿Qué sucedió en esa velada?  

  

EP: “Yo había llegado a Viña del Mar en la madrugada como a las siete de la mañana, de regreso de mi breve estadía en Vicuña. Naturalmente el cansancio me obligó a acostarme y recuerdo haber dormido casi todo el día. Levantado, ya en la tarde, tomé la decisión de ir a distraerme a Valparaíso. Pero cuando iba dejando el departamento, pasé frente a mi habitación abierta y alcancé a ver la carpeta con los apuntes frescos sobre una cómoda. Fue hipnótico, como si una fuerza desconocida y magnética me hubiese atrapado no dejándome salir y que me llevaba a tomar la carpeta y comenzar a revisar los apuntes. Ya el poema Alumno lo había escrito en el mismo Vicuña mientras caminaba por la calle Gabriela Mistral. En verdad tenía muchos apuntes que fotografiaban el memorable paseo por el valle. Automáticamente comencé a escribir un poema tras otro. Iba dejando poemas comenzados encima de mi cama, o en otros muebles de la misma habitación. ¡No podía parar! Estaba obsesionado escribiendo, depositando en esos poemas, las experiencias sico-poéticas que me habían impactado.  

  

Cuando llego el amanecer, estaba rendido y había escrito todo el libro. Solamente el poema Clase fantasma, lo iba a escribir posteriormente a mi regreso a París”.  

  

  

  

F: ¿Qué significado tiene Gabriela Mistral para usted tanto para Los Jaivas?   

  

EP: “La inspiración estaba ahí, en el Valle, en Gabriela Mistral y en las estrellas.  

Gabriela es la Gran Inspiradora y Ángel Guardián de la Obra y de todo su mágico proceso”. 

  

F: En el libro de Pamela Urbina usted comentó que seguramente René Olivares lo dibujo en la carátula. ¿Por qué?  

  

EP: “Porque yo creo que simplemente el niño de la carátula soy yo. No es muy difícil imaginar esa posibilidad. Así como también puede representar a todos los niños especialmente de Chile, y a los niños del mundo”.   

  

  

  

F: Siempre las carátulas de Los Jaivas tienen un trasfondo. En este caso. ¿Qué significado tiene la portada de Mamalluca?  

  

EP: “Yo veo en esa carátula a una conciencia universal y cósmica representada en  el personaje que es parte del paisaje terrestre y que, además, hace sonar una campana que es la voz de la conciencia cósmica. El niño recibe pasivamente las vibraciones y las luces de todo el universo”.  

  

  

  

F: Finalmente. ¿Qué representa Mamalluca para usted?   

  

EP: “En definitiva, Mamalluca es un regalo del cielo que yo creo que la galaxia le ha hecho a Los Jaivas. También se juntan muchas conciencias en ese regalo. Yo estoy muy contento porque Los Jaivas tenemos nuestra propia obra universal. Por primera vez en su carrera musical se da el caso de que´Los Jaivas interpretan a Los Jaivas´ ”.   

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In ENTREVISTA CON EDUARDO PARRA

Categorías