“Con la poesía uno puede tocar todo”

Por Guillermo Contreras

Felipe Esteban Arancibia Zurita: “Con la poesía uno puede tocar todo”

“Ahora vivo en “El litoral de los poetas” en el Tabo, necesitaba conocer lo que estaba
sucediendo aquí, lo que se estaba escribiendo, intercambiar ideas, nutrirnos mutuamente con
poetas de la zona. Con esa intención llego a la torre de Orión, que queda en el Quisco, conozco
a Carol, que lleva adelante la librería “Mar de dudas”, juntos hacemos miércoles por medio un
encuentro poético que se llama “Bocanadas del Pacifico”. La idea es juntar escritores, y
contactarnos con el público, escuchar lo que escriben y sus preferencias en autores, de esta
forma saber sobre los referentes de cada uno. En la conversación surgen ideas para mover la
poesía y acercarla a la comunidad. Llevamos poco más de tres meses, diez encuentros y una
cantidad de público importante. Estoy contento con esa tarea. Se daba que mucha gente no
conocía la torre de Orión a pesar que está cerca del centro de Quisco”.


Así comenzó Felipe a contarnos su actualidad. Pasaron dos años de cuando estuvo
visitándonos en Buenos Aires a fines del 2019, comienzo del 2020. En ese momento aun vivía
en Santiago de Chile, acababan de pasar por una fuerte y enérgica protesta en las calles que
trajo cambios. En esos meses estaba por comenzar la trágica pandemia del COVID, eso aun no
lo sospechábamos.


“Estoy participando del taller que se da en Las Cruces y lo dirige Isabel Ribero, Me integré hace
casi un año. Nos juntamos los lunes a las 17 en el “café de Parra” , cerca de la casa donde vivió
Don Nicanor Parra. El taller es un buen incentivo para escribir”.

¿Por qué me vine al Tabo?


Comencé a escribir poesía de manera dedicada el 2017, antes escribía textos para la compañía
de Teatro-Danza El aguante, y fue así que en ese año, pude publicar mi primer poemario
llamado; “2571 días + La infinitud de tu aura”. Y en todo ese proceso, que consiste dar formas
y sentidos a ciertos paisajes poéticos, salieron muchas otras cosas, otros impulsos que no
trataban directamente sobre el primer libro, y fue de esa manera, que me di cuenta, que
estaba apareciendo el cuerpo de un segundo poemario, que finalmente se llamó “La sangre
estancada”. También comenzó a gestarse la necesidad de un espacio para escribir, necesitaba
intimidad para desarrollar el decir poético. Hasta ahí vivía con mi madre, los arriendos en
Santiago son muy caros, mi sueldo de actor no alcanzaba. Venir al Tabo era más económico,
convenía, por otro lado el litoral de los poetas me atraía para conocer en carne y hueso la
movida de aquí. ¿Porque elegí el Tabo?, porque siempre vine aqui de vacaciones, mi madre me
traía todos los veranos, era un lugar conocido para mí. Hay harta migración de Santiago para
estos lados, compré el terreno, y me instalé.


Aquí escribí el tercer y cuarto libro. Como actor tengo eso de que me llega una idea y la trabajo
día a día, lo más disciplinado posible. Digo como actor porque cuando quiero poner una obra
nueva la tengo que trabajar a fondo durante meses hasta que la obra esta lista, Así encaro la
poesía también. La poesía la trabajo y corrijo día a día, no es algo que viene de golpe, es
trabajo.

Ahora estoy relajado porque estoy corrigiendo. Cuando estaba escribiendo trabajaba todos los
días, teniendo en cuenta que soy soltero, tomo el tiempo como quiero. Las mañanas las tengo
libre, pongo mi café, mi música y escribo toda la mañana. Por la tardes doy talleres de teatro,
de eso vivo.


El venir al Tabo alteró la relación con el teatro, Cuando estaba en Santiago estaba en una
compañía y mi trabajo diario era todo teatro. Ahora dedico más tiempo a la poesía. La
pandemia también influyó, en la compañía hacíamos obras educativas y trabajábamos para las
escuelas, en el 2020 con la pandemia dejamos de trabajar en escuelas. Eso me impulso a hacer
el cambio. Esto es solitario, creo haber aprovechado bien el momento

LA TORRE DE ORIÓN (El Quisco)


¿Tuviste temor de aislarte al salir de la ciudad?


No me dio temor, es lo que sucedió, lo pensé, lo decidí así. Pausar el teatro. Tienta volver a la
temporada de teatro, volver con mis colegas actores, pero para hacer algo bien hago una sola
cosa a la vez, hoy hago poesía.
Escribir poesía es algo muy difícil, encontrar como vivir de la poesía es aún más difícil. Armar
cosas, ser gestor cultural de encuentros poeticos, requiere dedicarle tiempo. Aquí hay mucho
poeta, y muy buenos. Aquí hay muy buena poesía. Me dicen egocéntrico, cortado, pero estoy
convencido de que quiero hacer buenos libros de poesía. No quiero solo mi expresión, no solo
me toque a mi, quiero que toque a una generación. Hay que dejar algunas cosas para lograr
otras.


Esta casa la diseñé para escribir, yo aquí camino, pongo música, soy actor y hablo solo, me
escucho, escucho mi poesía, y aquí nada me interrumpe.


Hoy , ahora ¿qué quisieras plasmar en tu poesía?


Quiero plasmar lo que me pasa a mi, lo que mi espíritu capta hoy, y lo que veo sobre lo que
sucede en la sociedad. Hay algo en el aire , en el tiempo que a todos nos pasa, Manifestación
del amor, la vida amorosa esta desajustada entre la gente, crear armonía y plenitud con tu
pareja, el nivel de escucha de la gente no funciona. En mis poemas veo la dificultad de ver al
otro en todas sus facetas, amarlo y que la energía entre las personas se funda y crear un mejor
cotidiano. Nos cuesta el amor, estamos preocupados por otras cosas. La poesía pelea contar el
individualismo.


Los libros son procesos , son fases. El primero tiene un viaje de principio a fin y tiene que ver
con la distancia entre uno y el cuerpo amado, hay una separación, y la poesía expresa cosas
que me estaban pasando.


El segundo libro fue un cambio. Así como el primero era muy emocional, el segundo es más
social. Mas conciencia de lo que espera el lector, saliendo del centro del propio ombligo.
El tercero son tres poemas, cada uno tiene casi 20 hojas. El primer poema, la voz de un joven
en la historia de Chile. La dictadura, la imposición a fuego del capitalismo, y todo hasta hoy dia.
El segundo poema ya es como impacta la poesía en mi, un vuelo más surrealista, el imaginario
se suelta. Y el tercero tiene que ver como una reacción entra los dos primeros, nació más de la cabeza. Quiere darme un espacio a lo lúdico. Más coloquial. Donde uno se puede reír también
de la poesía.


Y el cuarto libro fue saliendo en paralelo del tercero, poemas que no entraron en la tercero y
tiene que ver con esa cosa de la facilidad de las relaciones sexuales que va generando como un
desamparo, el deseo flotante, de no lograr constituir algo.
Uno comienza a escribir más o menos sabe de dónde parte pero no sabe a dónde va a
terminar. Todo tiene que ver con una búsqueda no tan consiente.
Me doy el tiempo para encontrar lo mucho que hay para decir. Hay mucha información, todo
mueve a escribir. Mi formación de actor me lleva a querer expresarme, decir cosas, la poesía
tiene razón de ser, la poesía es el lenguaje más completo que yo he visto. Tiene filosofía,
realidad, imaginario, se puede mentir, ser surrealista. La poesía abarca todo y es un trabajo de
conciencia.


La poesía sorprende al poeta


Con la poesía uno puede tocar todo, la mente del otro, hablar de sangre, es una expresión del
espíritu, para mí es algo más que interesante, poner luces a lo que habita en mi. Como
creador, como artista, tiene sentido de mostrar. Hay una crisis espiritual y es necesario
conectarse con el espíritu, los poemas salen solos, y yo me sorprendo al ver lo que puedo
plasmar. La poesía es bondadosa, y ahí uno va aprendiendo, yo me voy conociendo a través de
la poesía, lo mismo a leer a otros poetas.
Hay un mundo en el cual su medida es la capacidad de consumo. La poesía no es un bien a
consumir, ¿Cómo se puede meter la poesía en el mundo real que nos acompaña?
Yo me encuentro con algunos escritores que son los que tiene al responsabilidad de ayudar a
que se los lea. Los poetas a veces abusan de las palabras, lo sencillo lo ponen en difícil. Eso al
lector le aburre, le hace sentir tonto, no entiende porque está escrito difícil. Es una falla del
que escribe. ¿Cómo ser cristalino en lo profundo? Hay que tener técnica y claridad de que
atrás de mi poema hay un lector que debe entender lo que quise decir. Que no esté difícil, sino
el poema esta dentro del poeta pero no se plasma en lo escrito. Eso a veces es lo que
discutimos con otros poetas.

Felipe Esteban Arancibia Zurita


Nota hecha por Guillermo Contreras desde Buenos Aires para www.laveredadelsol.com.ar
y www.revistadelosjaivas.com

A %d blogueros les gusta esto: