SOCOROMEÑOS CULMINARON CONMEMORACION DE CRUCES DE MAYO EN CERROS TUTELARES

SOCOROMEÑOS CULMINARON CONMEMORACION DE CRUCES DE MAYO EN CERROS TUTELARES

La madrugada del pasado sábado,  más de un centenar de socoromeños culminaron la  conmemoración de la Fiesta de la Cruz de Mayo, la que arranca desde tiempos de la Colonia, y  que año a año, por espacio de una semana, al igual que los restantes poblados del norte de Chile, son veneradas.

En esta oportunidad, las cruces Calvario, Yapabelina y Milagros, fueron parte de un oficio religioso, concelebrado por el padre Ramiro, quien destacó esta celebración.

“Para el mundo andino, esta celebración, es el pilar, su centro y su eje, porque las cruces para ellos, son sus protectoras”, resaltó el religioso.

Seguidamente , en torno al poblado, perteneciente a la comuna de Putre,  cuna de autoridades locales y  de representación regional, como la alcaldesa Maricel Gutiérrez y el Consejero Regional, Diego Paco, se llevó a efecto una procesión, para luego distribuir las cruces en altares, como preámbulo para hacer efectivo un largo recorrido que culminaría en los cerros tutelares.

“Esta participación para mí es un tema de fe y de cariño, de reencuentro con Dios, de restablecer energías, de acompañar estos días a nuestra comunidad, y de alguna manera sentir de que aún sigo viviendo con mi gente y con mis antepasados”, destacó la jefa comunal.

“Como joven, perteneciente al mundo andino, y socoromeño, me siento muy orgulloso de estar aquí, con energía, de poder participar en estas costumbres y tradiciones”, resaltó Paco.

Cada cruz contó con alféreces y mayordomos, tal como ha sido la tradición que arranca desde la colonia, y, en esta oportunidad no fue la excepción, destacando el joven matrimonio conformado por Bárbara Saavedra y José Monardez, quienes tuvieron a cargo la celebración de Yapabelina.

“Y es importante mantener estas tradiciones, ya que son el legado de nuestros ancestros”, manifestó José; “y destaco en él este compromiso, que lo mantienen sus bisabuelos y ahora nosotros”, agregó Bárbara.

Si bien no hay precisión desde que año se conmemoran las cruces, si hay coincidencia de que arrancan desde la conquista “y veo que cada año se mantiene y se renueva esta tradición, en donde tienen mucho que ver la evolución y la diversidad”, resaltó el Hijo Ilustre de Arica, oriundo del poblado, Rodomiro Huanca.

El antropólogo Marcelo Maureira, en su tesis de título “Religiosidad en el Norte Chileno, el caso de la celebración religiosa de la Cruz de Mayo  en el pueblo andino de Socoroma”, señala que, al igual que en nuestra región, se celebra en  Coquimbo,   O’Higgins, El Maule y Bio Bio.

El festejo  varía según los pueblos en los que se realice.

En Socoroma, esta celebración tiende a desarrollarse durante más de 7 días, mediante tres cruces, donde se reparten los devotos fielmente bajo la cruz de Calvario, Yapabelina y Milagro.

Los cerros donde yacen las cruces corresponden al Tata Calvario, en el caso de la Cruz de Calvario; al cerro Vila Samanani, asociado a la Cruz de Yapabelina, y por último el cerro Jiwata, identificado con la Cruz de Milagro.

https://es.wikipedia.org/wiki/Socoroma