Rodrigo Castro, artesano con tradición.

Texto y Fotografías

Adolfo Vera – Mauro Bregante

Dentro de los atractivos turísticos y culturales de la ciudad de Viña del Mar, se nos presenta uno en particular, es la feria de artesanía del Paseo Causiño.  Data de comienzo de los ochenta y muchos artesanos han pasado por este lugar, pero hoy solo se mantiene una treintena de ellos, los cuales,  permanecen exhibiendo y vendiendo los variados artículos artesanales.

Quisimos conocer un poco más y tomamos contacto con Rodrigo Castro, artesano que lleva en la Feria artesanal desde sus comienzos.

Bueno y quien no lo conoce, Rodrigo es un hombre alto, de cabello largo y con sus grandes bigotes que se unen a su barba, con un estilo inconfundible dentro de su carismático aspecto.

Rodrigo es un artesano que ha trabajado en distintos materiales en el rubro de la artesanía, entre los cuales, el cuero y la orfebrería. Pero no eso no es todo, siempre se ha preocupado por asistir a cada evento cultural y musical que ofrece la ciudad, el nos dice, “para que no se le seque el cerebro”.

Otra actividad en la que siempre participa, es la fiesta de los pescadores de Caleta del Membrillo, Fiesta de San pedro y San Pablo, frecuentemente se le ve con sus guantes blancos, platillos y baquetas acompañando al Santo Patrón.

En su juventud integro la banda musical, La Bandalismo, la misma agrupación que acompañara a Los Jaivas en algunas de sus presentaciones.

También estuvo presente en distintos lugares desarrollando su oficio de artesano, como Caleta Horcón, donde se dedico a la elaboración y venta de artesanías.  Anterior a ello, realizo sus viajes por América latina, en ciudades de Argentina, Uruguay y Perú a finales de los años setenta.

Revista de los Jaivas conversó con Rodrigo y en su entrevista recorre algunos pasajes de su vida, como artesano y nos cuenta sobre su experiencia en el rubro, sus anécdotas y otras experiencias desde sus comienzos hasta hoy.

Rodrigo Castro, Artesano   

 Hola, mi nombre es Rodrigo y trabajo acá en viña hace muchos años en artesanía, cuero metales y siempre he estado en esta ciudad tan bonita, que es Viña del Mar.

¿Cuando se inicia como artesano?

Mira, yo me inicie como artesano en el año ochenta y cinco. Empecé trabajando cuero, empecé a hacer zapatos, suecos, carteras, todo ese tipo de artesanía en cuero, así partí trabajando.

   Pero para ser mas preciso, mis inicios en la artesanía comenzaron  el año 78, cuando fue el mundial de Argentina. Allá conocí a otro chileno que hacia carteras y zapatos para mujeres y con el empecé a trabajar el cuero,  hicimos uf  un montón de pedidos, cuando fue el mundial y Argentina salió campeón, y después volví en el año 84, volví de nuevo a Chile y ahí me encontré con otro amigo y el me enseño a trabajar la orfebrería.

  ¿En cuantos lugares ha estado trabajando en artesanía?

       Yo he estado trabajando en varias partes. Estuve en Argentina; Mendoza, Buenos Aires. Después fui a Uruguay, esto dentro del año ochenta y siete al noventa, y luego El Cusco, Perú, ahí estuve. Después volví a Horcón, han pasado los años y ahora estoy radicado acá en Viña del Mar.

 ¿Cuál es su especialidad dentro de la artesanía?
      Mira mi especialidad en artesanía, después de haber incursionado en cuero, haciendo zapatos, carteras, correas, empecé a profundizar en la orfebrería en platería, cobre, bronce trabajando todos esos metales haciendo distinto tipo de cosas. Por ejemplo, en platería empecé a hacer aros mapuches, en bronce empecé a hacer pulseras de bronce y en cobre empecé a hacer repujado y grabado.

Mira, a mí me gusta trabajar las piedras asimétricas, sin forma, como viene la piedra la tomo, no hago muchos esquemas, solamente me gusta la asimetría. Y lo otro que me gusta mucho, es la parte rustica, que sea rustica, por ejemplo un anillo, una pulsera, un collar, que tenga una parte rustica y que la piedra sea asimétrica.

 4.- Podría explicar el proceso completo en la elaboración de alguna de sus piezas de artesanía?  

 El material lo compro y hago la fundición en la casa, uno mismo tiene que hacer los alambres de plata, hilar todo, eso lo va haciendo en su taller y utilizando sus herramientas. 

Claro, mira uno funde el material y después se lleva a la hilera, entonces, ahí vas calibrando los espesores de los alambres grueso, fino y después llega la parte que tienes que hacer soldadura y hacer la moldura para después ir al brillo, poner la piedra, y queda lista la joya.

         En cuanto al proceso completo, por ejemplo en un anillo de plata, yo parto por la fundición empiezo a fundir la plata después la llevo al laminador ahí hago los distintos espesores de alambre hago la lámina y después preparado eso tengo que ir al me cambio de herramienta y me voy a la lapidación porque yo mismo corto las piedras y las pulo entonces tengo que pulirlas cortarlas pulirlas,  no trabajo redondas ni cuadradas, solamente me gusta a mi la parte asimétrica o sea la piedra como la veo la tomo y ahí hago  por ejemplo como viene la piedra la voy tomando la voy puliendo con distintos lijadoras al agua, la voy puliendo hasta que al final logro sacarle el brillo y recién voy al montaje con la platería, digamos el alambre trenzado va soldado todo y al final de todo esto, cuando ya se tiene todo armado, viene el pulido que es la parte final del metal, el pulirlo bien pulido y después se lleva a la exhibición.

5.- Su lugar y espacio de trabajo tradicional ha sido el paseo Cousiño, podría hablarnos de su historia?

       Uff, la historia del paseo Cousiño se remonta muchos años atrás, Nosotros partimos originalmente en la calle Valparaíso con Quinta. Ahí se nos dio el permiso para trabajar, no me acuerdo el año pero esto debe haber sido el año ochenta, yo creo partimos ahí en esa feria después nos trasladamos acá a la Quinta Vergara y paso el tiempo y después nos pusieron definitivamente en el paseo Cousiño, cuando era un estacionamiento de autos y habían unas casas preciosas, esas casas antiguas de viña, que ya no están, ahora se sacó todo eso y se hizo una remodelación y se puso la feria en este lugar. Han pasado muchas historias sobre el paseo, mucha gente se ha ido muchos han llegado. Estaba la radio festival, estaba la zapatería Nino que también es antigua, el mesón con zeta, el negro del ocho y un montón de tiendas que ya no están, ha sufrido toda una transformación ese paseo, o sea, lo mismo ahora con nuestros puestos nuevos que tenemos.

  Hemos hecho exposiciones con esculturas, una linda exposición que hicimos asociados con el Bellas Artes, eso fue todo muy bonito, porque llegaron escultores, pintores, ceramistas, grabadores, fotógrafos. Bueno, y seguimos ahí trabajando intensamente como lo hacen los pueblos de América.  

 ¿Con que otras actividades comparten su tiempo y en cuáles de estas participa de forma directa y activa? 

Yo trabajo por lo general en el taller, que lo tengo en mi casa, trabajo en la mañana, en la tarde vengo al puesto a vender y en las tardes o en las noches por ejemplo voy a la ópera, que me gusta mucho la ópera, a veces me invitan también a exposiciones de pintores, tengo muchos amigos pintores, y escultores, en eso estoy compartiendo mi tiempo y por lo general estoy yendo a recitales también participo en un grupo musical que se llama Remehue, hacemos música folclórica del norte de la Tirana, y siempre estamos colaborando con diferentes bailes, porque para el interior de acá de la quinta región hay muchos bailes; están los zambos caporales, están los tincos, las diableadas, entonces siempre nos están pidiendo cuando les vamos a tocar a las fiestas tradicionales,  la Virgen del Carmen así que en eso estoy compartiendo el tiempo.

   Mira mi relación con el arte, con la cultura la verdad, es que yo mismo me incentivo, yo mismo me motivo para asistir a recitales, a teatro, a cine, siempre estoy yendo a eso porque me llena una parte de mi vida, digamos me  llena a mí, mentalmente me llena mucho y me hace muy bien, porque estás viendo, estás viendo a gente que está trabajando. Por ejemplo, en una obra de teatro tú te das cuenta de que ya llevan varios años, meses, trabajando, ensayando para lograr el propósito de una obra de teatro o como la ópera, o ir al cine que me encanta el cine, siempre estoy yendo al cine. Me gusta mucho el cine, también he trabajado en algunas películas.       

 ¿Y su experiencia como músico?

   Mira, como músico yo partí tocando en la vandalismo. Después, bueno empezamos a hacer la famosa fiesta de San Pedro, visitando a todas las caletas con distintos bailes. Posterior a ello, fui a La Tirana, después integre otra banda de Concón que se llama la banda Remehue,  hasta el día de hoy de repente aparezco por ahí en escena.

   Estoy tocando percusión, estoy con caja, platillo, ahí nos vamos variando, Me he comprado algunos instrumentos de viento,  pero me ha costado tocarlo.

¿Pero su especialidad en percusión?

  Si yo me he especializado en percusión, en caja, tumbadoras y platillos por lo general siempre voy tocando platillos, porque como a veces van muchos cajeros,  me cambio a platillos que hay menos, pero en eso me paso mi tiempo, siempre nos están llevando, hace poco estuvimos acá en la Virgen de las cuarenta horas, fue en febrero, también estuvimos acá en Lo Vásquez, lo que pasa es que cuando es la fiesta de la Virgen es el día domingo, pero cuando van todas las bandas es un domingo antes, por eso cuando la gente dice no vinieron las bandas y no lo que pasa es que se hizo un domingo antes porque llega mucha gente, así que en eso paso mi tiempo.

¿De sus proyecciones futuras, que nos puede contar?

  Mis proyecciones son seguir trabajando en artesanía y si me sale todo bien, estoy programando un viaje a Cuba. Quiero conocer la isla, viajar por la isla o puede Ecuador, donde están los indios otavaleños,  conocerlos, ver un poco sus trabajos y seguir en la senda del arte hasta el final de los días, morir con las botas puestas.

Rodrigo seguirá su senda, como la ha venido haciendo durante todos estos años, y en la actualidad, totalmente vigente en su oficio de artesano, hasta morir con las botas puestas, como nos dijo él.

A través de esta entrevista, tenemos la oportunidad de poner en valor el trabajo de tantos artesanos chilenos, que a lo igual que Rodrigo, con tanta dedicación y trabajo silencioso, laboran incansablemente en su oficio artesanal. CVRLJ.