¿Qué es la Bauhaus?

 

Conocé la historia y la importancia del movimiento que revolucionó el diseño, en palabras de Boris Friedwald, curador de “El mundo entero es una Bauhaus”.

La Bauhaus funcionó entre 1919 y 1933 en Weimar, Dessau y Berlín. Su espíritu está vinculado a la modernidad, a la idea de crear con rebeldía y libertad, a la voluntad de ruptura y cambio. Boris Friedewald, curador de “El mundo entero es una Bauhaus”, cuenta en qué consiste la muestra y descubre la riqueza de la escuela, a casi un siglo de su creación.

Boris Friedewald es dramaturgo, historiador del arte y curador de “El mundo entero es una Bauhaus”, una muestra imperdible sobre el surgimiento, la historia y las implicancias de un centro de enseñanza devenido movimiento artístico.

En medio de la alegría y la euforia que implica inaugurar una exposición a todo color y con mucho trabajo detrás, Friedewald se hizo un rato para compartir las razones por las cuales se considera a la Bauhaus una escuela revolucionaria, y charlar sobre la muestra “El mundo entero es una Bauhaus”, que hasta 12 de agosto pueden disfrutarse en el Museo Nacional de Arte Decorativo (MNAD).

-¿Qué fue la Bauhaus y qué significa su nombre?

-Bauhaus es una palabra creada por el arquitecto alemán Walter Gropius, fundador de la Escuela de la Bauhaus en 1919. Responde a una combinación de dos palabras alemanas: bau, que significa construir, y haus, que significa casa: construir una casa. Al momento de crear el término Gropius pensaba en la labor, conjunta, de artistas y artesanos. La idea que subyace tiene que ver con construir algo nuevo, una nueva sociedad, un nuevo sentimiento, un nuevo ser. De ninguna manera se limitaba a una construcción arquitectónica.

 -¿Ese modo de crear responde a un estilo de hacer, un espíritu, o una convicción?

-La idea que subyace tiene que ver con la posibilidad que tiene una persona de cambiar y crear mundos, no sobre la posibilidad o capacidad que tienen Dios o un Estado, sino la capacidad que tiene uno mismo, si así lo quiere. La clave yacía en la idea de cambio, de hacer algo nuevo, de cambiar algo. Al mismo tiempo, en ver y pensar cómo se puede crear algo nuevo, o cómo debería ser eso nuevo que queremos crear para un tiempo determinado. La Bauhaus no era un estilo; la gente quería crear con formas básicas. Con el tiempo empezaron a buscar nuevos materiales, y entonces aparecieron las sillas de acero, por ejemplo. Se trataba de crear cosas nuevas para los nuevos tiempos.

-Sobre la propuesta de innovar en la creación, imagino que ahí radica, en parte, la atemporalidad del movimiento.

-Sí, eso es Bauhaus, el deseo y la necesidad de crear una nueva sociedad, un nuevo ser humano. Si uno investiga sobre la Bauhaus va a encontrar cosas diferentes todos los días, y esa posibilidad es muy interesante. La Bauhaus es una historia sin tiempo y sin final. Creo que sin ese sentimiento de libertad, de libertad interior, no es posible crear algo nuevo. Para poder crear hay que ser libre. No era usual, en aquellos años, que las mujeres se cortaran el pelo y lo usaran corto; eso era revolucionario. La gente que se acercaba a la Bauhaus era anti burguesa, gente con una actitud anti. Gente libre, no convencional. Era inusual para la época que intentaran un nuevo estilo de vida; eso también fue la Bauhaus.

-¿A qué alude “El mundo entero es una Bauhaus”?

-Es una cita del belga  Fritz Kuhr, estudiante y profesor de la Bauhaus, que en 1928 expresó que el mundo solo tenía sentido si se lo pensaba como una gran Bauhaus. No quería significar con esto que las cosas debían parecerse a una Bauhaus; se refería a una actitud, a un modo de vivir, de pensar, de estar abiertos a crear nuevas cosas. Diseñar y crear lo que necesitamos -objetos, música, arquitectura-, incluso el modo de concebirnos como seres humanos, con esta actitud. No es un estilo, es una manera de mirar, una cuestión actitudinal.

 

-Sostiene que la “la Bauhaus es un fenómeno de capas” y que por eso la muestra está estructurada en ocho capítulos. ¿Cuáles son esos ejes temáticos que la componen?

-La muestra está compuesta por los siguientes capítulos: Obra de arte totalArte, Artesanía y técnicaPedagogía radicalComunidadEl hombre nuevoExperimentaciónLa suspensión en el espacio, y Encuentros.

Organizada por el Ministerio de Cultura de la Nación, junto con el Goethe-Institut Buenos Aires, la Embajada de la República Federal de Alemania, el Servicio Alemán de Intercambio Académico y el Instituto para las Relaciones Culturales Internacionales de Alemania (IFA), “El mundo entero es una Bauhaus” puede visitarse hasta el 12 de agosto, de martes a domingo de 12.30 a 19, en el Museo Nacional de Arte Decorativo, Av. del Libertador 1902. Entrada libre y gratuita.