Personajes que han enriquecido el patrimonio cultural de Colombia a través del arte

De Punta Gallinas a Leticia, de los Llanos Orientales al Pacífico ha existido siempre un sinfín de hombres y mujeres, que muy a pesar de las tragedias que nos abruman a diario a los colombianos, han trabajado incansablemente por salvaguardar el patrimonio cultural de su  región y así, han aportado invaluablemente al acervo colectivo, al arte y a la recuperación del tejido social en distintas regiones del país.
En reconocimiento a su labor cada año el Ministerio de Cultura, a través del Programa Nacional de Estímulos, reconoce ese compromiso y decisión. En 2017 un total de 757 artistas fueron apoyados como una manera de impulsar su valioso papel en sus comunidades.
Figuras de la talla del músico y compositor del folclor del Caribe, Luis Magín Díaz y Ricardo Camacho, director y dramaturgo, fueron los grandes ganadores del ‘Premio Nacional de Vida y Obra 2017’, estímulo que se otorga con el fin de exaltar y reconocer a aquellos artistas colombianos que han dedicado su vida a enriquecer la memoria cultural de nuestro país.
Sin embargo, también fueron reconocidos personajes anónimos que con su inagotable capacidad creativa transforman la vida del país, salvaguardan tradiciones casi extintas y nos mantienen la fe intacta del valor del arte y la cultura. Estas son algunos de ellos y sus historias.
El pensamiento mayor
“Estas danzas están desapareciendo, se están acabando, a los niños ya muy poco le interesan. Además, nuestros hombres más sabios están muriendo y no hay nada documentando sobre nuestra historia, y lo que hay es muy poco”, dice Jesús María Jaramillo Uribe. 59 años, Indígena Yuruti, de Mitú, en el Vaupés.
A través del ‘pensamiento mayor’, – como él llama a la sabiduría adquirida en el devenir de los años- trabaja incansablemente con las nuevas generaciones de su caserío indígena para enseñarles las danzas Dabucuri, Yurupary y el baile del carrizo.
Dichas danzas son un rito sagrado y manifiestan el espíritu sobrenatural, haciendo referencia a la memoria de un dios que dio origen y repartió la sabiduría indígena. Se caracterizan por el uso de pinturas en su cuerpo, plumajes, aretes, sonajeros, chundules, guayacos y zaya (falda para mujer).
Para apoyar la difusión de las tradiciones y rituales de su cultura entre los niños de su comunidad, el líder indígena Yuruti, recibió un estímulo por parte del Ministerio de Cultura para mantener en marcha su iniciativa.
Explorar la ancestralidad
Carlos Felipe Insuasty Delgado nació en  Pasto, Nariño.  Es profesional en artes visuales y cultor del carnaval de negros y blancos. Con el cortometraje animado ‘El Basilisco Andino’, donde cuenta la historia del dios Inca Viracocha, una leyenda del sur de Colombia, fue una de las producciones que obtuvo apoyo por parte del Programa Nacional de Estímulos en 2017.
La pieza audiovisual de quince minutos tuvo cuatro años de producción, en la cual se utilizaron diferentes técnicas análogas de animación. Entre las que se destacan 28.000 pinturas realizadas con métodos indígenas mediante una investigación para la creación del corto.
“Desde mi región, siempre he querido  explorar mi ancestralidad. Creo que el departamento más andino de toda Colombia es Nariño, tiene la influencia del imperio Inca y de las culturas muiscas y chibchas”, señala el artista visual.
El orisha de la rosa
Nació en Gamero, Bolívar. Un pueblo de tres calles de barro y doscientas tres casas. Luis Magín Díaz, fue el gamerano más reconocido en el mundo entero.
El 14 de noviembre, en la noche de estímulos celebrada en el Teatro Colón, de Bogotá, fue la última vez que se le vio a Magín cantando en público. Con una fisionomía que parecía frágil, pero con una voz indeleble entonaba los versos de su ‘Rosa que linda eres’, mientras recibía el  ‘Premio Nacional de Vida y Obra 2017’. Magín Díaz, es una gran leyenda de la música colombiana.
A decir verdad, la carrera de Magín transcurrió en un ligero anonimato, ya que nunca había sacado un disco como solista. Hasta que en el año 2014, con la ayuda conjunta de diferentes entidades culturales grabó su primera producción ‘El orisha de la rosa’, con la que ganó el
Grammy Latino a Mejor Diseño de Empaque y estuvo nominado a mejor álbum folclórico. Y el pasado 28 de enero, en la edición anglo de estos prestigiosos premios, volvió recibir la distinción en la categoría a Mejor Diseño de Empaque.
Nunca supo leer, ni escribir. Por lo que no registro ninguno de sus éxitos como ‘Rosa que linda eres’ o ‘La totuma’, en consecuencia, no recibió un solo peso por ninguna de sus composiciones que le dieron la vuelta al mundo. Situación que lo marginó a vivir en la pobreza.
“Yo era para que tuviera plata, un rancho bonito, un burrito”, dijó alguna vez Magín en una entrevista para redes sociales.
Magín falleció a los 96 años, el 28 de noviembre en Las Vegas, Estados Unidos, a donde había viajado para asistir a la premiación del Grammy Latino.
Con sus bullerengues y fandangos, transformó para siempre el universo musical de Colombia y es uno  de esos personajes que ha aportado invaluablemente al acerbo colectivo de la cultura afrocolombiana.
Sueños musicales
Camila Betancur Pérez,  nació en Rionegro, Antioquia, y tiene  16 años. Toca el oboe (instrumento de viento-madera de sonido melódico y rico en armónicos) desde los 7 años y recibió un reconocimiento por su trayectoria musical, donde ha hecho parte de la Banda Sinfónica Juvenil de Colombia. Su talante y perseverancia la hicieron merecedora de una residencia artística, estímulo entregado por parte del Ministerio de Cultura.
“Esto es una retribución al esfuerzo y al tiempo que he invertido en mis pocos años a la música, como también a todo el trabajo que se hace para poder presentar la audición a la Banda Sinfónica Juvenil de Colombia. Porque esto es un proceso de muchos días”, expresó la antioqueña.
Camila se proyecta como una de las mejores intérpretes del oboe en Colombia, -instrumento musical exclusivo para músicos con cierta capacidad de dominar y controlar la respiración-. Su sueño es ser parte de un gran proyecto sinfónico en unos años, con ayuda de su dedicación y esmero.
Teatro para todos 
cRicardo Camacho, fundador y director artístico del Teatro Libre. Fue el otro galardonado con el “Premio Nacional de Vida y Obra 2017”. Reconocimiento otorgado por su dedicación al fortalecimiento de las artes escénicas exaltando su rigor, disciplina y profesionalismo.
Camacho ha contribuido a la consolidación de una importante escuela teatral de donde han salido numerosos actores y actrices que han hecho del teatro colombiano uno de los más destacados de América Latina y el Caribe.
“Lo que más se debe rescatar de este país es la cultura, porque es en un elemento clave para recuperar nuestra nacionalidad frente a los desastres que vivimos, la desigualdad social y la corrupción”, señaló el dramaturgo.
Como fundador y director del Teatro Libre de Bogotá, ha puesto al alcance de los colombianos no solo las creaciones de importantes dramaturgos nacionales, sino las de los más aclamados autores del teatro universal.
Sobre el Programa Nacional de Estímulos 2018
La Convocatoria del Programa Nacional de Estímulos 2018 de MinCultura está abierta desde el 2 de enero del presente año con una oferta de 155 convocatorias, qué entregará más de 740 estímulos, el mayor número de apoyos al sector, ofrecidos desde la creación del Ministerio. En total se entregarán más de $12.800 millones a artistas, investigadores y gestores culturales del país, a través de las modalidades de becas, pasantías, premios nacionales, reconocimientos y residencias artísticas, como reconocimiento a su quehacer cultural.
Consulte el PDF de la convocatoria:  https://goo.gl/zHx4av 
Más información: 
Por Alejandro José Mouthon Chamorro – @alejomouthon