Argentina

Gustavo Bove: “Cerati era un gran personaje para entrevistar”

Gustavo Bove: “Cerati era un gran personaje para entrevistar”

Por Fernanda Schell

Gustavo Bove, un periodista musical argentino junto a Gustavo Cerati, se plantearon por primera vez el proyecto de realizar una biografía a través de entrevistas, para lograr “Cerati: conversaciones intimas”, un texto que refleja las propias palabras del ex Soda Stereo.

El periodista refleja las diferentes instancias que compartió con el músico, expresando disímiles pasajes de la vida de Gustavo Cerati.

¿Cómo lo conociste a Cerati?

Lo conocí a mediados de los 80’s, nos cruzábamos en lugares nocturnos de Buenos Aires, como discotecas, pubs y reductos para conciertos. Nos encontrábamos seguido y conversábamos. Teníamos gustos musicales muy similares, hasta un look que nos hermanaba. Pero él tenía una  imagen que lo llevaba más al extremo, Gustavo  salía con maquillaje y ropa tipo new wave. Lo mío era más precario, me daba vergüenza salir maquillado a la calle. En ese momento, Cerati era un músico que estaba en ascenso, no era la estrella que se convirtió en unos años después, especialmente desde el 89’ o 90’ en adelante, donde se erigió en una celebridad.

¿Cómo surge la idea de escribir Conversaciones íntimas?

Surge de una conversación mía con Gustavo acerca de hacer una biografía “charlada”, más que algo lineal como son las biografías. La idea era hacer foco en sensaciones, sentimientos, reflexiones, más que simples datos de su vida artística. Quería hacer un libro en “carne viva”.

¿Cómo se dio esa confianza con Gustavo?

Yo estaba dando mis primeros pasos como periodista en un programa radial llamado “Submarino amarillo”, este se emitía por “Radio Del Plata”. Allí empezamos a tener esa relación más íntima. Cuando hacíamos alguna entrevista, la confianza se filtraba en nuestras charlas “profesionales”. Esto hacía que Gustavo se sintiera relajado y se animara a conversar de cosas que con otros periodistas se guardaba o prefería conservar.

Él era un gran entrevistado, muy culto, le gustaba mucho hablar, conocía la música, y algo más importante: sabía escuchar al otro. Se reía mucho de sí mismo. Este último detalle lo hacía entrañable para mí.

¿Cómo defines la relación periodista y músico?

En líneas generales, podría decir que era una relación muy sincera, simple y desinteresada.

Encontraste unos cassettes, ¿qué encontraste allí?

Me encontré de muy de niño, haciendo como entrevistas básicas, con preguntas que podían ser muy inocentes o ácidas. Digamos que tenía el control de la conversación pero que no la domaba. También, visualicé un crecimiento humano y espiritual en ambos al comparar entrevistas de los 80’s con otras de los 90’s o del 2000.

Creo que las mejores notas de mi carrera las realicé con él. Definitivamente, Gustavo era un gran personaje para entrevistar, por lo menos para mí.

¿Cómo armaste la estructura del libro y selección de archivos? 

Fue difícil porque la idea del libro era hacerlo con él para tener un perfil biográfico. Yo empecé a escuchar esos cassettes mientras Gustavo estaba internado, entonces se hacía muy angustiante escucharlo. Por otro lado, me di cuenta de que en esas notas estaba la esencia de lo que queríamos hacer: transmitir la parte humana del personaje, Iluminar a la persona detrás de él. En ese sentido, la portada del libro logró proyectar la idea. Siento que se convirtió en un retrato iconográfico.

¿Cómo era la vida íntima de Cerati?

De lo que yo conocí de él, era un personaje muy simple,  disfrutaba de la vida, tenía su parte de “rockstar”, a la vez el lado común muy claro. Gustavo sabía muy bien quien era y que representaba, pero en la intimidad no te hacía sentir de esa manera. Era simple y complejo al mismo tiempo. Fue un artista inigualable, con una sensibilidad única, muy poético, visual, con metáforas que en su boca sonaban como en otra dimensión. Tenía esa sensibilidad innata, única.

                 Gustavo Bove

¿Tuvieron algún descubrimiento inesperado durante estas conversaciones?

Lo más importante, quizá haya sido que en una de nuestras conversaciones salió el título de su tercer disco solista, “Siempre Es Hoy”. Estábamos hablando del regreso de Soda Stereo y él se resistía a que le hablen de ello. Ante mi insistencia, recuerdo que me contestaba que no, que hoy era muy poco probable y me respondía con el latiguillo “y hoy es siempre”. Allí le sugerí que era un buen nombre para el disco. No me dio mucha importancia en ese instante, pero la frase le quedó rebotando en la cabeza y terminó como título del álbum.

 

¿Gustavo se sentía más pleno en Soda Stereo o solista?

Estoy seguro que se sentía más pleno como solista. Quizá la dinámica de la banda le quitaba plenitud, aunque con Soda tuvo momentos muy inspirados, pero a nivel felicidad, siempre lo vi más contento en su rol solista. Estaba más libre de las presiones que llevaba el hecho de grabar cada disco con su ex banda.  

 

Desde tu perspectiva, ¿cuál fue la mejor etapa de Cerati?

Para mí, es la etapa que va de “Canción Animal” a “Sueño Stereo”, del 90’ al 95’. Allí compuso canciones increíbles. En esos años también grabó “Colores Santos” con Daniel Melero, un álbum que es inspiración al cuadrado. Dentro de aquella época también salió “Dynamo”, para mí es el mejor disco de Soda, y la canción “En Remolinos”, una de los tres mejores temas que compuso Gustavo.

 

¿Cuál es el rol que cumple Gustavo Cerati en la música latinoamericana?

Para mí, es el número uno indiscutido, con su carisma, canciones e ímpetu artístico le abrió la puerta definitivamente al rock en español. Tras su muerte, la figura de Cerati creció a niveles inimaginables. Como dijo Richard Coleman en mi libro “Gustavo quería que todo el mundo lo ame”.  Me parece que pagó un precio muy alto para que ello suceda, pero sucedió.

 

¿Cómo fue el recibimiento de tu libro, en la familia de Cerati, fanáticos y cercanos? 

Muy bien recibido. Fue Best Seller en 4 países, Chile, México, Perú y Argentina.

Diariamente recibo mensajes de fanáticos que me dicen que escuchan la voz de Gustavo cuando leen el libro. En el lado familiar, cuando fue la presentación del Cirque Solei de Soda, Lilian (la madre de Gustavo) me dijo “tu libro es muy emocionante, muy emocionante”.  Me quedo con esa sensación y esas palabras.

 

¿Qué proyectos tienes a futuro? 

El próximo año se cumple el quinto aniversario del libro de Gustavo y va a salir una versión deluxe, con dos capítulos nuevos, fotos inéditas, un prólogo de Richard Coleman y varias sorpresitas. Diría que es otro libro.

 

 

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In Argentina

Check Also

Presentación del poemario EL PROFETA, de Guillermo Contreras

El poemario EL PROFETA de Guillermo Contreras será ...

Categorías