FLOR DE IDENTIDAD / Por Eugenio Rengifo

El volcán y el centenario de Margot Loyola

Por Eugenio F. Rengifo L.

Escucho a Gepe, nombre artístico de Daniel Riveros, en una versión muy particular de la habanera tradicional <<El volcán>>, incluida en su última producción <<Folklor Imaginario>>.  Le pongo me gusta. Un sonido renovado del folklore. El joven cantante se ha inspirado en parte de la obra de Margot Loyola para realizar este trabajo, cuyo centenario de su natalicio ha comenzado a celebrarse en el país… Tú encendiste, tú encendiste en mi pecho, un volcán, un volcán que amor se llama; y ese fuego, y ese fuego, que me inflama, va creciendo, va creciendo más y más… En algún momento, ella dijo que había escuchado la primera habanera en Linares en la voz de su madre, quien le enseñó <<El volcán>>.

No cabe duda que Margot Loyola encendió en los corazones de muchos chilenos la pasión por lo nuestro a través de la difusión de su trabajo como investigadora y recopiladora de verdaderos tesoros populares que han ido forjando nuestra identidad y que hacen crecer el alma nacional. Hay brasas de ese fuego por ahí que artistas como Gepe han soplado con fuerza para volver a encender esa llama de lo nuestro y llevarla al cancionero de hoy.

Tal cual como lo dijo en su libro sobre la tonada, publicado por Ediciones Universitarias de Valparaíso en 2006 en una magnífica presentación, Margot señalaba que siempre tuvo una imperiosa necesidad de vida, de entrega, de permanencia de lo propio que la impulsaba a escribir acerca de esa característica forma de canto tan nuestra. Dijo que la tonada había penetrado en ella lentamente, desde el vientre de mi madre, porque ella también la cantaba para llenar sus soledades. Desde entonces, (la tonada) ha ido conmigo por todos los caminos, dejándome sonidos, esencias, paisajes, quejas y risas, conociendo y amando a su gente, mi gente, amarrándose a su canto, a sus sueños, esperanzas o desilusiones. Un sentir que se hace evidente no solo para la tonada, sino que para cualquier forma de canto de raíz que ella investigó, amó y revivió junto a su guitarra y su genuina voz.

Junto a Los Huasos de Algarrobal tuvimos varios encuentros con Margot en distintas oportunidades. Cuando grabamos hace más de 40 años una de sus cuecas más hermosas, <<La pomairina>>, con versos de Cristina Miranda, nos felicitó por la interpretación que hicimos de ella. Durante una tarde invernal de 1974, ingresamos a los estudios de Emi Odeón, allí en calle San Antonio, junto a un grupo de grandes instrumentistas para preparar y luego grabar en vivo esta pomairina que nació del corazón de una loica, del fuego de sus hornos y del arrebol de la tarde. Era la primera vez que nuestras voces se unían al piano de Hugo Traslaviña, al pandero de Nano Núñez y a la guitarra de Roberto Parra, el hermano de Violeta. Con ellos, estaban Humberto Campos, guitarrista que nos acompañaba en todas nuestras grabaciones de esos años, e Iván Cazabón en el bajo. Fue una jornada inolvidable y esta cueca se transformó en un número obligado en nuestras presentaciones hasta el día de hoy.

Cada vez que paso por Pomaire camino al litoral central no puedo dejar de entonar esta cueca que le canta al amor y a las alfareras que mantienen viva una tradición entre sus manos modeladoras de sueños y esperanzas con esa tierra rojiza que transforman en figuras humanas, aves, teteras, fuentes, pesebres… En especial, recuerdo a Julita Vera, una de las más grandes artistas de la greda, a quien conocí en la década del sesenta gracias al poeta y sacerdote Joaquín Alliende, quien decía que como los álamos que saben de aire, doña Julia Vera conoce la greda, la mejor greda de todo Pomaire.

Como ella, Margot Loyola conoció lo mejor de nuestra cultura popular y trabajó con sabiduría, amor y pasión por estudiarla, preservarla y transmitirla a las distintas generaciones para mantener viva la llama de ese volcán que enciende y fragua la identidad chilena… En las celebraciones de su centenario, al escuchar hoy esta habanera en la voz de Gepe, Margot parece decirnos no me olvides, ten confianza, ten confianza siempre en mí, acuérdate de mí.

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In FLOR DE IDENTIDAD / Por Eugenio Rengifo

Check Also

La patria estremecida y la patria de cristal

Qué cosa increíble. Comencé a leer el último ...

Categorías