Reseñas de la escena chilena

Bar de René: el nicho de la escena nacional

Por Fernanda Schell.

Son las nueve de la noche en el Barrio Italia. En uno de sus locales más antiguos, las risas se condimentan con el olor a humo y cerveza, mientras de fondo suena Iron Maiden y los fulgores de una pantalla que transmite fútbol iluminan intermitentemente la escena. Es el Bar de René, una taberna de culto que se ha ganado un sitial de privilegio en las crónicas de la música chilena.

La entrada, un lugar estrecho con una larga barra llena de comensales que beben amparados bajo la tenue luz. Frente a ellos, un muro adornado de diferentes chucherías y cuadros de bandas nacionales.

René González, dueño del bar, en 1996 tenía 23 años, cuando su padre compró el local sin tener un horizonte claro, más allá de transformarlo en un negocio. Este emprendimiento familiar llega al 2018 convertido en lugar de peregrinación para bandas y fanáticos de la música. Todas las semanas, de martes a sábados, llenan las mesas y el escenario del local.  

Una charla con René

La cita era a las nueve de la noche. Llegué un poco antes. Me encontré con Juan Pablo Moraga, trabajador del bar y músico. “Debes esperar un poco” me dijo, “el dueño ya viene en camino”. De repente, de una camioneta, se baja un sujeto de vestimenta común y corriente (nada roquero), saluda a la gente y conversaba como cualquier asistente. 

Cada noche tiene vida bastante propia. Este lugar lo ha hecho con la gente, es lo que es y no tiene disfraz. René González es uno más de los que viene, pasa desapercibido en las personas nuevas, pero para los clásicos asistentes es un amigo. “Todos los que vienen hacemos este lugar. Es un sitio honesto, no es nada ajeno a lo que se ha construido”, decía el dueño.

¿Cómo ha sido la evolución del bar?

R: Me gusta mucho la evolución, porque cuando miras en perspectiva, si algún día tengo la posibilidad de aportar algo a lo que me guste, en este caso la música. Después de todo nos apoyó la escena nacional, porque este era el patio de los músicos. Hemos podido devolver la buena onda que construyeron, haciendo un lugar para ellos. Ahora les devolvemos la mano.

Por otro lado, las agrupaciones estaban acostumbradas a tocar por 2 mil pesos la media hora. Ahora Les decimos que toquen una hora por 3 mil pesos.  Existe un show de los músicos, no son diez canciones pegadas. Cada banda con cosas sorprendentes. Los músicos se van preocupan por la música y su puesta en escena. Se las ingenian en un escenario de 5×4.

Mientras él reía y veía como lo saludaban las personas que entraban, seguí realizando preguntas. ¿En qué año empezaste a traer bandas al bar?

R: Las primeras bandas vinieron en el año 99’ y el problema era que no había permiso, nos demoramos catorce años para tener autorización. De allí comenzamos hacer conciertos legalmente. Antes de eso, habían un par de tocatas que solo saben los estuvieron aquí.

Después de los cinco años hicimos la patente. Entonces realizamos un trabajo de mesa para hacer un espacio para la música. Fuimos diseñando como se iba a construir el escenario, las características y buenos horarios. Queríamos que las personas vinieran al show.

René Gonzáles recuerda que una noche había una tocata de Weichafe con Hielo Negro en el Víctor Jara, días antes del 18. Aquella noche llegaron los Hielo, venían del show, entonces empezamos pensar en crear una tocata para el 18 de septiembre, ya que había poca restricción. Hicieron un afiche con plumón que decía “combinado nacional: Weichafe más Hielo Negro”. El bar estaba lleno, estuvieron hasta las 8-9 de la mañana carretando. “Fue muy bonito, porque ahí estaba la escena viva. No había espacios, entonces hacer este tipo de cosas, sin permiso. Creímos al corazón que se podía hacer, traer gente para que ellos ganarán. Y en dos días se armó todo, dos noches estuvo lleno, dos días la pasamos la raja”, decía el dueño.

Siguiendo la conversación

¿Los tratos hacia los músicos en los bares han ido evolucionando?

Una de las formas que ocupamos es que la entrada es de la banda. Nosotros no tocamos eso. Somos transparentes, nos gusta que el control del acceso al bar y sostengan el mando para que vean que no dejamos entrar a nadie gratis.

Respecto a la música nacional, ¿cómo ves el incremento de bandas y músicos hacia la escena?

R: Si bien está de capa caída, yo tengo la visión que el bar es un renacimiento del rock chileno. Está a punto de salir nuevos actores a la escena, hay bandas grandes que han hecho un montón de cosas, pero en este último tiempo hemos estado mirando hacia bandas jóvenes. Ellos van a radicar vida en la escena.

¿Hay incremento a la asistencia a las tocatas?

R: Sí, viene un crecimiento de aquí en adelante, porque hay nuevos actores, existe evolución en la música. Ahora la radio, después de la ley del 20%, ha servido. Veo gente de medios que hablan de las bandas, ve a los músicos y los invita. Estas cosas van a empezar a dar frutos.

¿Cuál es tu visión acerca de la escena o underground? ¿El bar será el nicho?

R: Nosotros somos una ventana más, aportamos desde lo que podemos con herramientas que tenemos para ir empujando la escena, de forma más honesta posible. Siempre otorgando al músico el mayor respeto con las mejores condiciones.

Ahora que están consagrados como uno de los centros neurálgicos del rock, ¿cómo eligen las bandas?

R: Los amigos siempre van a estar, pero constantemente estamos búsqueda a tener bandas distintas, bandas jóvenes, de otros estilos, porque queremos que la mayor cantidad de músicos puedan acceder al bar.

Lo único que pedimos son temas originales y discos editados. Ahí vamos viendo las mejores opciones para ellos.

¿Cómo es el futuro del bar? ¿Qué proyectos tienes?

R: Siempre estoy soñando cosas. Espero seguir siendo un aporte, continuar con las transmisiones por streaming, una vez al mes de una banda. Eso ha sido muy motivante. La primera banda lo vieron 16 mil personas en un día, impresionante. Siento que esto es un aporte. El lugar es pequeño para tener convocatoria. Es bueno que la gente los vea en esta instancia. Los medios nos están ayudando. Ha sido bonito y motivante.

La música chilena se la puede, tienen que darle espacio a la escena porque se lo merecen.

René Gónzalez, Los Tábanos Experience y la periodista Fernanda Schell.

 

Share this Story
Load More Related Articles
Load More By admin
Load More In Reseñas de la escena chilena

Check Also

DESDE UN AVIÓN

Eduardo Parra recuerda para los lectores de Revista de ...

Categorías