Revista de Los Jaivas

“A la conquista de la luna”, la muestra de mujeres en el Bellas Artes

Se trata de una muestra con obras de Diana Dowek, Elba Bairon, Graciela Sacco, Liliana Porter, Mónica Millán, Noemí Gerstein y Raquel Forner, que invita a reflexionar sobre el rol de la mujer en las artes visuales

“Tienes más talento que muchos de los artistas a quienes represento. Haría una muestra individual con tu obra, pero eres mujer”, le dijo una galerista a la pintora cubana Carmen Herrera. Como este tipo de anécdotas abundan en la sociedad que vivimos, y a partir de distintos movimientos feministas que luchan por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, también existen las artistas que desde su espacio combaten el relato hegemónico patriarcal, con el objetivo de revertir las desigualdades que han sufrido las mujeres a lo largo de la historia.

Durante este mes, y a propósito del Día Internacional de la Mujer, que se celebra en todo el mundo cada 8 de marzo, distintas instituciones llevarán a cabo actividades para celebrar, promover y reflexionar el rol de las mujeres en las sociedades del siglo XXI.

Entre ellos, el Museo Nacional de Bellas Artes inauguró la muestra “A la conquista de la luna”, donde se exponen hasta el 15 de abril obras de Diana Dowek, Elba Bairon, Graciela Sacco, Liliana Porter, Mónica Millán, Noemí Gerstein y Raquel Forner, artistas que encarnan con su producción no solo un lugar destacado en la historia del arte argentino, sino también en las luchas y reivindicaciones de la práctica pictórica femenina, a través del cuestionamiento a las imposiciones y las jerarquías de género.

Se dice que solo un cinco por ciento del acervo exhibido de cada museo pertenece a mujeres artistas. Y es que, sistemáticamente, fueron ellas quienes han sido relegadas frente a la producción masculina a la hora de exponer, consultar y, sobre todo, criticar para que formen parte de las páginas de la historiografía artística universal.

“Más allá de una cuestión de números, este escenario lleva a reflexionar sobre la manera en que se comprenden las imágenes y cómo se construyen las reglas en el mundo del arte. Las artistas que integran esta muestra desafiaron y transgredieron algunos de los sobreentendidos que han regido el arte y su producción”, expresó el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Andrés Duprat.

Y agregó: “Con el uso de los grandes formatos y materiales como el hierro y otros metales pesados, estas artistas también enfrentaron los patrones de la femineidad en relación con las obras”.

Además, junto con esta exposición, el Bellas Artes se adhiere a la iniciativa del colectivo “Nosotras Proponemos”, con un apagón casi total en sus salas del primer piso. Hasta el 18 de marzo, entre las 18 y 18:30, se iluminarán solo las obras de artistas mujeres, con la intención de visibilizar su producción artística, y a favor de la igualdad de género en todos sus sentidos.

Mundo de mujeres

Con una obra por cada artista mujer, que se presenta en “A la conquista de la luna” –título inspirado en una de las piezas de Raquel Forner–, se trata de configurar un espacio único donde ellas son las protagonistas en pos y hacia una nueva historia.

Frente a una de ellas se escuchan sonidos de un río, de pájaros y otros animales; mientras tanto, la mirada se posa sobre tejidos suaves y coloridos, que invitan a recorrer el espacio con imaginación y poesía.

“En Misiones, un lugareño a orillas del río Paraná me cuenta que ese paisaje que estábamos mirando iba a desaparecer. Cobré conciencia de la inminencia de que las aguas iban a subir por la represa Yacyretá, que se estaba construyendo, y que gran parte de ese paisaje iba a quedar bajo el agua. Entonces, empecé a pensar en algo para recuperar o capturar de una forma poética ese paisaje”, contó la artista misionera Mónica Millán, autora de la instalación Picnic a orillas del río Paraná (2007).

Y agregó: “Armé dos expediciones a remo por el río Paraná, grabando y recolectando sonido ambiente. Luego, a raíz de un trabajo de la historiadora Laura Malosetti Costa, surgió la idea de hacer algo a propósito de mi viaje: entonces tejí un picnic que no tiene que ver exactamente con el paisaje que yo vi –este ya había desaparecido–, sino con algo idílico y soñado”.

Enmarcada como parte de esta muestra de mujeres, y en relación con los estereotipos y cosmovisiones construidos que han favorecido ciertos discursos sociales masculinos, Millán opinó:

“Uno está acostumbrado a una forma de funcionar que, a veces, no te das cuenta. Para mí, esta fue la única manera. Pero sí preferiría para la generación que viene que la historia sea otra, en el sentido de todo lo que estamos reclamando. En estos días de marzo se va a ver mucho en varias instituciones y exposiciones, a partir de las obras de mujeres artistas. Creo que de esta forma se va a ir poniendo en evidencia qué es lo que está sucediendo y, así, lograr que se tengan más en cuenta a las mujeres a lo hora de hacer concursos, becas, compra de obras, etc.”.

Otra pieza exhibida es la de Diana Dowek, Argentina 78 (1978). Fue construida durante el Mundial de Fútbol y se trata de un tríptico en el cual una pieza es un alambrado que encierra una tela en blanco; la otra –el reverso de una tela alambrada– es una especie de trampantojo porque, al estar pintada, crea una ilusión entre el resto de los elementos; la tercera solo presenta el alambre, como si la obra se hubiera escapado. “Se trata de un alegato contra la censura, la represión de la dictadura que hemos vivido, pero también a favor de la creación y de la libertad de expresión”, comentó Dowek.

A propósito de las actividades artísticas en el mes de la mujer, señaló: “Creo que de a poco se está rompiendo con el relato hegemónico masculino en la historiografía artística. Con el movimiento ‘Nosotras Proponemos’, y a través de los Museos, lo que se pretende es sacar a la luz a las mujeres invisibilizadas.

Durante toda la historia del arte, la mujer trabajaba, pero no tenía acceso a las escuelas, a la academia, a las becas, etc. Algunas se destacaron por su poder y talento, pero son muy pocas en la historia. A mí, personalmente, el machismo me jugó muy en contra, pero tuve quienes me apoyaron –hombres y mujeres– y pude hacerme ver, hacer mi camino. De cualquier manera, todavía la obra de una mujer no cuesta lo mismo que la de un hombre”.

n la muestra también hay obra de la boliviana Elba Bairon, que para la ocasión presentó una instalación de 1999, que toma el carácter de bodegón: una construcción de diferentes piezas que se relacionan a través de las distintas formas y espacios. Tal vez, puede abordarse como una naturaleza muerta geométrica, aunque, según Bairon, prefiere el término “orgánica”.

Bairon, por su parte, destacó: “El arte no tiene género. Quizá pueda imprimirse algo de eso en cada obra, pero creo que no tiene importancia. Hay obras que son muy poderosas y que a veces atañe más a lo masculino y otras a lo femenino. Sin embargo, hoy en día tanto un hombre como una mujer pueden hacer cualquier tipo de producción. Es decir, el lenguaje de la materia no tiene género. Creo que esto, políticamente, ha roto un poco el relato artístico de lo que se consideraba exclusivo para cierto género”.

Mujeres que inspiran

Mónica Millán:

 

“Elba Bairon, Cristina Schiavi, Adriana Bustos, Ana Gallardo, Marina De Caro son algunas de las mujeres que me han inspirado a lo largo de mi carrera. Son todas amigas con las cuales nos hemos construido todo el tiempo. Aprendí mucho con esas mujeres y con otras, por ejemplo, con tejedoras paraguayas y con mujeres sin tierra, con quienes estoy trabajando en un proyecto actual”.

Diana Dowek:

“A mí me inspiraron Raquel Forner; Käthe Kollwitz –una artista alemana que, en la época del nazismo, había ganado el Gran Premio Nacional y se lo sacaron por ser mujer y comunista–; Virginia Woolf, y Clara Zetkin, por supuesto, quien instaló el 8 de marzo como el Día de la Mujer Trabajadora”.

Elba Bairon:

“La artista francesa Louise Bourgeois fue una de las mujeres que más me inspiraron en la vida y, quizá, con ella puedo resumir una gran influencia en mi carrera profesional”.

 

*La muestra puede verse de martes a viernes de 11 a 20; y sábado y domingo de 10 a 20. La entrada es libre y gratuita.