Reseñas de la escena chilena.

Un análisis de las tendencias de la música y sus  actualidades en el entorno del espectáculo sonoro chileno, a través de una mirada  moderna y músicalmente actualizada.

Por Fernanda Schell

 

Reseñas de la escena chilena, Santiago de Chile

The Ganjas: humo en la orbita

Un par de veces había escuchado el nombre Ganjas, pero no sabía de dónde provenía. Una noche en el Teatro Caupolicán, la banda chilena se presentó. Una nube de humo musical provenía de The Ganjas.      

Fuente: Resistance

Está es una banda chilena de rock neopsicodélico, creada en el año 2000 por un grupo de amigos, por Samuel Sam Maquieira en voz y guitarra,  Rafael Pape  Astaburuaga en bajo y voz, y Aldo Benincasa en batería. Sobre esta alineación estable han participado varios músicos, entre los que destacan Luis Felipe Luife Saavedra, Miguel Comegato Montenegro (compañero de Maquieira en Yajaira), Álvaro Gómez, Rodrigo Astaburuaga y Pablo Giadach. Este último actualmente miembro estable de la banda, en guitarra junto a Ness, baterista actual.

La primera impresión de The Ganjas cuando escucha a estos chicos se produce un ¿qué es esto? Ellos realizan una mezcla tan extraña que sale de la típica línea musical. Es difícil comparar con otras bandas, ellos crearon una identidad en la escena chilena y me refiero a utilizar diferentes acordes, disonancias y sonidos.

Fuente  Fernanda Schell

Todo comenzó en el año 2000, con un grupo de amigos y familiares que eran amantes de la música, donde comenzaron a crear ideas para formar una banda a futuro. Pape, no sabía tocar el bajo pero en esos momentos comenzó aprender, igualmente que Aldo con la batería para empezar a ensayar durante un año.

Al siguiente año, en noviembre del año 2001, debutaron en La Excalera, pudo ser la de una reencarnación flotante de Yajaira: estaba formado por los guitarristas Samuel Maquieira y Miguel Ángel Montenegro, ambos veteranos del undeground, además de Astaburuaga y el baterista Aldo Benincasa, también prolífico fotógrafo en el rock. Pero ellos crearon el inicio de su camino. El grupo tiene tientes de reggae, rock and roll, mezclado con los ambulantes y lugares oscuros.

Luego de la partida de Comegato, el arribo del tecladista Luis Felipe Saavedra en 2002 aportó en el rasgo espacial de la música del grupo, presenciada en los discos The Ganjas (2003) y Laydown (2005), cantados en inglés por Sam y español por Pape. En algunas ocasiones ellos se refieren a que la utilización de un idioma universal es fundamental para darse a conocer en el mundo, además de marcar tendencia o compararse con bandas chilenas que también lo utilizan. Otras canciones como Dance hall o La lluvia no quiere caer, temas clásicos, están presentes en su primer EP acústico titulado Fuma y mira (2004).

Continuaron con su primer álbum homónimo, sin impedir poner hojas de marihuana en la portada, ni escribirle una canción a ella (Rock de la Ganja) junto a que es Pelusón, son los mejores temas que posee el disco. Sus temas vayan de los cuatro a los quince minutos. Aquí existe una mezcla del rock con la neosicodelia, el dub y el reggae, creando su propio sello y camino para el futuro. Este es el primer capítulo dentro de una tremenda discografía. El primer paso serio en la historia de una agrupación extraordinaria. Siete temas con una hora de canciones para hipnotizar y guitarras que se manejan por si solas.

Arte de Sebastián Maquieira.

El disco que más destaco es Daybreak, el primero que obtuve, además es primordial para introducirse en está música.  Cabe recordar que fue la primera producción donde Pablo Giadach se sumó a la banda, generando así un sonido extraño o más potente a otros, pero atmosférico.

Cáratula Daybreak por Rodrigo Astaburruaga

Este disco aparece el riff poderoso de Sonic Redemption, canción clásica e icono de la banda junto a Frío ni calor, tema en español cantada por Pape que muestra cierta fortaleza y sello ganja. Es de esas canciones que no pasarán desapercibidas. Además de añadir a Raise, Somethin’ Down, Exile, New Groove, junto al sonido y envolvente por otro lado de Riot Dub, Daybreak o Out From Heaven, que proporciona el lado dub del conjunto y que tan popular volvió a los Ganjas. Daybreak es un disco que quebró cierto sonido de la banda, experimentación y cambios que generaron cierta vuelta que afirma a la banda como un índico.

En el álbum Loose, es la primera producción con Pablo Giadach dentro de una grabación. Hay un dato relevante, la guitarra influenciada por el post-punk inglés de este guitarrista resultó fundamental para forjar el sonido espacial, en esta cuarta producción. Este disco es para ir a otro planeta.

The Ganjas, ha desarrollado una discografía que ha ido creciendo con los años, mostrando diferentes sonidos. Los quince años que han pasado desde la grabación de ese disco homónimo se notan y también nuevas formas como en Resistance, producido por Jack Endino. Contiene un sonido más robusto,  voces nítidas, llamativas, mostrando toda la fuerza y energía viva.

La banda posee su sexto disco, After dark que incorpora y resume cada lección obtenida en su larga trayectoria y pasado de sus  últimos cinco años, constante mejoría en su dinámica grupal y capacidad de síntesis sonoras.

Uno de los álbumes que destaco es el Ghost River, si bien es un compilado, rescata varios momentos importantes de la banda junto a los temas que son esénciales para comprender su órbita. Con quince temas que llevan el poder de las ondas sonoras a otro nivel, destacando en la escena chilena – underground.

El grupo ha trasladado la misma entrega hipnótica al escenario en una nutrida cartelera de conciertos. En vivo, The Ganjas no solo es compatible con músicos de la órbita del sello roquero, sino que en varios festivales como Lollapalooza, SUE, Orbita, entre otros más. Ellos encajan en la sintonía musical actual y del pasado.

Otro punto, a veces la puesta en escena se vuelve predecible, en mis pocas veces que los he visto en vivo, producen una atmósfera. A pesar de que no tienen una puesta en escena consistente o preparada, con solo escuchar crean cierta energía para volar.

Sucede algo curioso con las melodías de este cuarteto: son completamente inconfundibles dentro del universo musical. Esa es una de las razones por las cuales The Ganjas es una banda de culto.

Simplemente, es una historia larga llena de anécdotas, amigos y buena música. El único lenguaje ganja son sus letras. Escucha y entenderás.

Reseñas de la escena chilena

Kutral Kai Paz: Folklore, rock y consciencia social

Por Fernanda Shell

Kutral Kai Paz es una agrupación de hard rock con Folclore latinoamericano, formada el año 2012 por Manu Almaroja (vocalista),  Felipe Pluma (guitarrista), Gonzalo Muñoz (guitarrista), Yanko Sepúlveda (Charango, Quena y percusiones), Ale Henrike (Bajista) y Riki Manchado (baterista).  Ellos lanzaron su disco homónimo que presenta doce canciones, llenas de potencia cultural y política. Como agrupación, crean letras acerca de problemáticas contingentes, realizando críticas al sistema.

Esta es una banda simbólica, con carácter cultural y una variedad de objetivos políticos. Estos rasgos los hacen particular, puesto que mezclan los problemas actuales con la música de forma expresiva. Otra cosa destacable, ellos combinan un potente hard rock, folclore y raíces de baladas más ochenteras.

Este disco comienza con Blanco Negro, canción muy potente que da el pase a un disco lleno de energía, sembrando el descargo de la libertad, igualdad y diversidad. El tema presenta juegos en la guitarra con sonidos de origen Mapuche, acompañado de la voz de Manu Almaroja. De esa forma crean una atmósfera de manifestación.  

Terminando esta canción motivada y de corta duración, pasamos a Hechizado, canción rápida, con una pesada guitarra junto a una voz descargada en letras llenas de sentimientos hacia un encierro.

El tema $ expresa la ambición monetaria, estatus generado por marcas o vicios dentro de uno o varios contextos actuales, esos riffs con tintes de reggae, trompetas y la mezcla con su esencia de hard rock. Así resulta que la melodía suene poco convencional, comparado a la música actual. Ellos juegan con las baladas más rápidas, movidas y pegajosas.

Con una introducción rítmica de guitarra electroacústica inicia Volviste Dolor, balada con una fuerza e instrumental agradable. Junto a un solo de guitarra, característico dentro del sonido que la banda busca demostrar.

El quinto tema, Hermano Pehuenche es una especie de descripción u homenaje del pueblo originario del mismo nombre, explicando el contexto al mapuche, con toques fuertes en la guitarra y batería, además de la voz que realiza una esencia especial.

Una balada tranquila que se desvía un poco de la potencia del disco, Abrázame, canción que sorprende, porque muestra el lado más pacífico de la banda, sin dejar de lado las letras poéticas.

La fuerza se retoma en Relato de una danzarina, donde existe una mezcla entre instrumental y una letra movida. Es esta ocasión el bajo posee más protagonismo segundo a segundo, a la par con la guitarra rítmica. Esto produce que lleves la atención a los sonidos entrelazados.

Este álbum presenta una balada ochentera, Versos Desparramados, canción con un riff ochentero, letra romántica y lenta. Aquí se la juegan por utilizar una letra romántica, pero sin perder la esencia característica de la banda.

Una flauta, guitarras, bajo y batería con sonidos folclóricos son la introducción de la canción, Hasta el fin de tus tiempos. Está es una mezcla potente, con un sonido agradable, recomendable para melómanos de la actualidad.

Estamos llegando al final del disco, Canto del Obrero, es rock puro, poderosas guitarras, bajo equiparando los ritmos y batería acorde al estilo de la canción. Contiene una letra cruda, llena de rabia junto a la potencia, donde se expone el poder que puede generar cierto descontento.

Chita, una de las canciones más motivadas del disco, muy movida. Son solo 2:28 en que destacan las guitarras principalmente, que van de la mano con cada redoble junto al compás que ejecuta el baterista.

Llegamos al fin de esta producción, que mezcla diversos estilos con el sonido del hard rock predominando en cada canción. El tema homónimo del álbum, Kutral Kai Paz, es un resumen de los sonidos que se demuestran a lo largo del disco. En estas canciones, diversos cambios de ritmo y estilos musicales a lo largo de esta pieza musical de 15 minutos de duración, donde se desglosa todo el trabajo de las once canciones anteriores. Es el tema más representativo del disco.

Kutral Kai Paz muestra un lado llamativo de la música chilena, llama a la conciencia y manifiesta las problemáticas al ritmo de las melodías. Ellos crearon su propia identidad musical, fundando nuevas corrientes y jugándosela por utilizar diversas mezclas.

Esperemos que estos músicos sigan triunfando con el tiempo, porque su propuesta es poco convencional a lo que se escucha dentro de la escena musical chilena.

Disco completo:

Reseñas de la escena chilena

Mr Johnson: renovando sonidos

Por Fernanda Schell

Mr Johnson es una banda chilena de Blues proveniente de Antofagasta, ellos lanzaron el 10 de junio del año pasado su disco debut titulado Historias de un transeúnte sin rumbo, trabajo que posee una frescura para la música nacional y que ha sido bien recibido por el medio blusero.

El disco inicia con toda la fuerza de El rock and roll de Victor Jara. Una voz pegajosa y llamativa que se sumerge en unos rápidos riffs de guitarra, otorgando estilo junto a densidad del tema. La letra es una historia del personaje principal junto a su vivencia en la ciudad, expresando las complicaciones que tienen en el día a día. Para empezar en el disco es motivado, dan ganas para seguir escuchando y darle la bienvenida a esta historia musical.

Una batería guiada por la motivación. Le siguen unos sonidos más calmados, pero sin dejar el blues. Contradicción, muestra el clásico lado blusero mezclado con el sensual ritmo de la guitarra, provocando leves movimientos de cabeza hasta llegar al solo de guitarra donde causa cierta efervescencia.

El tercer tema, Mall Shopping y Supermercados, hablando hacia la sociedad en la que vivimos y dando a conocer las quejas. Las ondas sonoras y el blues se apoderan del tema, la canción es suave, lenta pero tiene su toque pegajoso en el coro. Si bien demuestran contenido y expresan descontento, provocan cierta conciencia social al ritmo de las melodías.

El cielo y el mar, ese toque clásico del blues, lento, seguido por cada nota en la guitarra, comentando ciertos sentimientos cálidos junto al lado poético. En este tema Mr. Johnson experimenta el lado acústico, saliendo de la línea, jugando con la armónica además de la llamativa mezcla entre la voz y la guitarra.

Uno de los temas más pegajosos, Mi guitarra es mi guitarra, demuestra una onda más country del disco, jugando con notas llamativas, sin dejar de lado su contenido. Los instrumentos se apoderan del tema, dando a conocer todo el ritmo ondero del álbum, mostrando una oda a la guitarra. Una canción simpática y alegre para disfrutar.

Con toda fuerza en la batería y una voz clara, aparece Al amanecer, canción melancólica entrelazada por blues y rock lento, volviendo a las melodías que se guían por los instrumentos.

Me voy yendo de esta ciudad, tema movido y motivado. La batería juega con los riffs para crear una atmosfera de rock and roll que forma cierta entretención por la llamativa voz. Me gusta cómo se crean cierto ritmo para disfrutar y roquearlo para mover la cabeza.

La Travesía termina con un acústico suave, melancólico para despedirse tras un largo camino lleno de buena música. Para cerrar ese álbum es un cierre que te baja de la nube para meditar y descender las revoluciones. El tema demuestra una mezcla de todos los estilos utilizados anteriormente, dando pase a un continuará.

El debut de estos chicos es llamativo, fresco, con contenido en sus letras que tiene cierta potencia en las melodías. Para ser su inicio es un buen comienzo, ya que demuestran que la música chilena tiene potencia para dominar la escena blusera. Es un disco para disfrutar y seguir con todo el rock and roll blusero nacional.

Reseñas de la escena chilena

Los Makana/El Maldito

Foto de carátula, MOOREAH

LOS MAKANA  / El Maldito

Por: Fernanda Schell 

 

En Chile cada vez la música sorprende de diferentes formas, un ejemplo de esto es la banda de rock and roll, Los Makana. Ellos son músicos provenientes de Rancagua. Esta agrupación compuesta por Jaime Gutiérrez (vocalista y guitarra), Ignacio Rojas (bajo) y Nicolás Brown (batería). Este año lanzaron su disco titulado El Maldito, trabajo que contiene 13 temas para deleitar junto a rescatar el rock puro y a la antigua.

Los Makana crearon una atmósfera aventurera, llena de energía y potencia musical. El disco es una aventura, con canciones pegajosas que llevan a aventurarte en un estilo Makana. Algunas de estas son fiesteras, otras con ondas viajeras, con ciertos puntos que tienen sonidos experimentales. Este no es un álbum encerrado en el rock and roll, al contrario, posee toques de blues y country, estilos que conceden un sonido novedoso, lleno de vitalidad y fresco.

El álbum comienza con una canción motivada, que invita a sumergirse en la aventura salvaje. Selva Boreal, tema que define el disco, con la energía que entrega ánimo para comenzar a escuchar, se convierte en un excelente comienzo. Este tema contiene los riffs suaves de guitarra, voz cautivadora y vintage. La letra de esta canción es una crítica hacia los sucesos ocurridos en las calles de la ciudad.

Lo sigue una canción breve pero rápida, Tu Peor Pesadilla, tema que contiene toques de rock and roll, tipo Rolling Stone en los años setenta. Esta melodía es motivadora, convincente y potente, perfecta para bailar al ritmo de un buen rock. La voz femenina otorga un toque junto a una esencia al tema.

El tercer tema, Por un instante, muestra el lado más melódico del álbum. Suena a un blues melancólico, con la temática de la muerte acompañado de un solo de guitarra y unas voces cálidas. Luego, comienza el tema más dichoso e interesante,  Volver a Luchar es una canción que inicia acompañada de un saxofón, ejercido por Francisco Bosco (integrante multiintrumentista de Los Jaivas). Aquí se demuestra todo el poder del soul y la expresión de color en la música. Es uno de los mejores temas que tiene el disco, donde demuestran toda su expresión y fuerza en las melodías de la canción.

Foto, gentileza Los Makana

Continúan con Van a caer, un tema que mezclado entre folk y rock, creando su propio estilo. Comienza entre unas melodías jugosas, para darle el pase a unos riffs movidos y enlazados con una batería rápida, La canción es pegajosa, movida y prendida, dando toda la energía para carreterar al ritmo de un buen rock.

Buen Viaje, contiene unos extraños y curiosos riffs de guitarra que se dirigen a un lado más experimental y pizcas psicodélicas. Aquí se destaca la batería y la voz femenina en los coros. En una sección del tema, se convierte más lenta, pero sigue con la vibración musical.

Llega ese momento melancólico con Aparece y desaparece, aquí Los Makana experimentan con unas melodías más lentas junto a la participación de un coro femenino que otorga cierta calidez. El tema es un blues lento, pero no deja su estilo de lado, distinguen una batería que no pierde la rapidez junto a una voz que demuestra sus sentimientos con toda fortaleza.

Vuelve el estilo Makana en Nunca te irás, canción prendida, rápida, llena de rock and roll jugado entre unos riffs pegados a una batería. Aquí la voz está junto a un coro que crea una atmosfera tipo country.

A buscar la luz comienza con un particular riffs, con un sonido un poco tripeado, utilizando un lado acústico, que te deja perdido en las melodías. Luego entra una batería llena de potencia que juega con la guitarra para darle un toque entre blues y rock, muy particular, creando un clima para entrar en la selva Makana.

En general, El Maldito de Los Makana demuestra una mezcla entre diferentes estilos, esto lo hace novedoso y llamativo, junto a letras que tienen harta historia. La experimentación que realizaron fue buena, sus jugadas experimentales le otorgan esencia al disco para que todo conjugará bien. Es un álbum para degustar, disfrutar y gozar. Como dirían ellos “carreteros bienvenidos” y escuche el álbum completo.

                         Foto de Fernanda Schell